Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

NH vuelve a invertir en Argentina

El grupo planea incorporar nuevos hoteles a su cadena en el país austral

NH Hoteles vuelve a invertir en una Argentina que sigue creciendo pese a los asuntos pendientes, como la crisis energética o la reestructuración de la deuda. La cadena española había ingresado en este país a fines de los noventa, cuando pocos imaginaban que la economía dolarizada estallaría en una crisis colosal. NH, que llegó a contar con ocho hoteles en Argentina, ahora tiene siete, pero planea abrir dos o tres más.

El turismo es uno de los sectores que más se han recuperado de la crisis y uno de los más promisorios. A los atractivos tradicionales como Buenos Aires, el patagónico glaciar Perito Moreno y las cataratas del Iguazú, se añadió a partir de la devaluación de 2002 la ventaja de precios la mitad de baratos que los de España. Los ingresos de divisas por el turismo en Argentina se redujeron respecto de los tiempos de la dolarización, desde 2,82 millones de euros en 2000 a 2,02 millones en 2003, pero creció la rentabilidad.

La cadena española cuenta con cuatro establecimientos en la capital argentina; dos en Córdoba, la segunda ciudad del país; y uno en Mendoza

Los hoteles argentinos de NH han incrementado sus ventas en el primer trimestre un 65,6%, y su ocupación un 22%, mientras que la filial de Mercosur -el bloque que incluye también a Brasil, Paraguay y Uruguay- consiguió beneficios por primera vez y su Editba se incrementó el 236%. De todos modos, el presidente de NH Hoteles, Gabriele Burgio, admitió al periódico Ámbito Financiero que la devaluación ha conducido a que la filial argentina produzca "beneficios que medidos en euros pueden parecer insignificantes".

"Argentina es un país que nos gusta", aclaró Burgio, que al igual que sus pares de empresas españolas repite que su apuesta apunta al largo plazo. "Antes de que termine nuestro verano podríamos anunciar la construcción de un hotel más en Buenos Aires y uno o dos más en las provincias", señaló Burgio desde Madrid.

El director de operaciones de NH Mercosur, Jorge Melero Blanco, justifica la nueva inversión, sin precisar la cifra en juego. "Argentina sigue siendo muy importante para nosotros. Vemos que hay un crecimiento sustentable de la economía, por lo menos para los próximos años. Esto es lo que nos interesa a nosotros, que nos dedicamos a los viajeros de negocios", agrega Melero, que también destaca el auge del turismo por la mejora de la infraestructura.

La cadena española considera que, a dos años de lo peor de la crisis, hay "posibilidades claras de negocio y visión de futuro del país", según el director de operaciones de la filial de Mercosur. La inversión total en Argentina cayó a mínimos en 2002, pero creció el 40% el año pasado y el Gobierno de Kirchner calcula que subirá en 2004 otro 25%. "Hay varias novias y queremos que se concrete alguna", dice Melero en referencia al interés de inversores locales por asociarse con NH. Su marca se ha consolidado tanto en Argentina que el porcentaje de huéspedes nacionales está en vías de alcanzar el 80% u 85% que tiene en España y Alemania. Eso sí, Melero aclara que la compra de inmuebles es tan cara como antes de la devaluación, y el coste de construcción tampoco resulta mucho más bajo porque, pese a la mano de obra depreciada, el acero y otros materiales cotizan a precio internacional.

NH cuenta con cuatro establecimientos en la capital argentina, dos en Córdoba, la segunda ciudad del país, y uno en Mendoza.

Burgio recordó que incluso en los peores tiempos NH confió en Argentina. "Abrimos el hotel Citi dos semanas antes de la salida de Fernando de la Rúa del Gobierno (2001), y en una zona muy afectada por las manifestaciones y los cortes. Hoy eso se ha revertido y estamos con buenos niveles de ocupación", ejemplificó el presidente de la cadena, en referencia al establecimiento situado a metros de la plaza de Mayo, destino de todas las grandes manifestaciones de la historia argentina. Pese a las crisis y a las depreciaciones de las monedas de Mercosur -la última está registrándose con el real brasileño en los últimos días-, esta filial se ha convertido en la estrella del grupo en el primer trimestre de 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2004