González Pons pide ahora un pacto de Estado, tras su ofensiva en favor de la LOCE

El responsable autonómico de Educación y Cultura, Esteban González Pons, dio ayer un giro de 180 grados a la ofensiva en defensa de la LOCE -la polémica ley educativa del anterior Gobierno del PP que el nuevo gabinete del PSOE derogará hoy- y pidió "un pacto de Estado sobre educación e inmigración" para, subrayó, "no perdernos en reflexiones extraordinarias".

La nueva política de "mano de tendida" recién estrenada por González Pons contrasta con la beligerancia empleada apenas el lunes cuando instó a la Subsecretaría Autonómica de Educación que dirige él mismo a anunciar la presentación de "un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional contra el Consejo de Estado" con el argumento de que: "Sólo se nos ha concedido un plazo de poco más de tres horas para que el Gobierno Valenciano aporte su opinión sobre el decreto de paralización de la Ley Orgánica de Calidad Educativa (LOCE)".

La consejería que dirige González Pons se quejaba de que en la Conferencia Sectorial de consejeros de educación convocada el pasado día 17 por la nueva ministra Mª José San Segundo no habían tenido tiempo de estudiar el decreto que se aprobará hoy, ni de aportar sugerencias. Un argumento, que la portavoz valenciana de Educación del grupo socialista, Ana Noguera, rechazó ayer tajante con el aviso de que la ministra San Segundo remitió el borrador de decreto que analizó en la reunión del día 17, "10 días antes de la conferencia".

Congreso de inmigración

Aparcado, de momento, el rifirrafe entre el PP y el PSOE por la derogación del calendario de aplicación de la polémica LOCE, el consejero autonómico valenciano anunció, otra vez, el aplazado congreso de educación e inmigración -previsto ahora para noviembre- donde pide "un pacto valenciano sobre políticas educativas que sea estable". El sindicato FETE-UGT le recordó ayer que "aparte de los grandes anuncios, el consejero González Pons, después de un año de gestión todavía no ha accedido a reunirse con los sindicatos, como le han pedido".

La rueda de prensa de ayer sirvió, no obstante, para que González Pons ofreciera públicamente los últimos datos oficiales de matrícula del alumno inmigrante en la Comunidad Valenciana, que muestran una evolución creciente de esta población escolar "matriculada en el 70% en los niveles de Infantil y Primaria". Tal y como estaba previsto, de la cifra de inmigrantes escolarizados en otoño -44.992 niños y niñas- se ha pasado ya, en lo que va de curso, a 51.851 alumnos. Es decir, se confirma que alrededor de 7.000 alumnos extranjeros se integran a mitad de curso cada año. Una cifra que coincide con los datos adelantados desde 2001 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que indicaban que se había roto la curva de la natalidad infantil, debido a la integración de madres extranjeras, sobre todo, en zonas con mayor empleabilidad, como la valenciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50