Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'mosso' mata a un hombre de un tiro accidental en un registro antidroga

Los hechos sucedieron en un piso de Santa Coloma de Gramenet

Santa Coloma de Gramenet

Un hombre de 35 años de origen magrebí murió ayer en Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès) de un tiro en la cabeza tras mantener un forcejeo con un agente de los Mossos d'Esquadra durante el registro de un piso. La muerte accidental se produjo durante una operación antidroga de la policía catalana que contaba con la preceptiva autorización del juez. Al parecer, dos personas se abalanzaron contra el agente para robarle el arma.

Los hechos sucedieron a primera hora de la mañana de ayer, sobre las siete, cuando un grupo de agentes de la policía autonómica entró en un piso ubicado en el pasaje de Victòria de Santa Coloma, una zona fronteriza con Badalona, y en el que vivían seis personas. El registro que se tenía que efectuar en este inmueble se llevaba a cabo por orden del juzgado número 2 de Badalona y por un presunto delito contra la salud pública, según informaba ayer el comunicado oficial emitido por la policía catalana para explicar los hechos.

De acuerdo con la versión de los Mossos d'Esquadra, durante la operación antidroga, y cuando los agentes ya habían entrado en el domicilio, dos de las personas que estaban en él intentaron sustraer el arma a uno de los agentes. Durante el forcejeo se efectuó un tiro "accidental" que produjo la muerte casi instantánea de uno de los inquilinos del piso que se había abalanzado contra el agente para robarle la pistola. La policía trabajaba ayer para identificar a la víctima, que, como el resto de los inquilinos del piso, es de origen magrebí.

Los Mossos d'Esquadra encontraron en la vivienda una cantidad de hachís que no quisieron precisar y dinero en efectivo, cuya cuantía tampoco aclararon.

Denuncia en abril

La investigación del caso, que debía concluir ayer con la entrada en el piso, comenzó a mediados del pasado mes de abril, cuando la madre de una menor de Santa Coloma denunció que su hija estaba consumiendo hachís suministrado por una persona mayor de edad. A partir de ahí, la policía catalana procedió a la investigación y la detención de esta persona y ayer decidió efectuar la entrada en el piso a primer hora de la mañana por que sospechaba que allí se encontraban la droga y los proveedores del hachís. El juez que lleva la investigación ha declarado el secreto de sumario sobre el caso.

Juan Millón, vecino del inmueble donde ha sucedido el incidente, explicaba ayer por la tarde que oyó un fuerte golpe de una puerta y a continuación un tiro. "No hemos podido salir de casa hasta las 7.45 y porque mi nieta tenía que ir al instituto", manifestaba a la prensa. Según Millón, en el piso vivían un número indeterminado de personas de origen magrebí. Aseguraba que ha visto vender droga por el barrio, aunque "nunca ha pasado nada como lo que ha sucedido esta mañana [por ayer]". La calle en la que se halla el piso quedó cortada durante toda la mañana y se abríó alrededor de las tres de la tarde.

Las otras cinco personas que vivían en el piso fueron detenidas por la policía catalana como presuntos autores de un delito contra la salud pública, es decir, por supuesto tráfico de drogas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 2004