Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad multará con 30.000 euros al Consistorio de Rivas por permitir un concierto

La Consejería de Justicia e Interior, al frente de la cual está el vicepresidente segundo del Gobierno, Alfredo Prada Presa, expedientará al Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, gobernado por IU, por permitir la celebración de un concierto el día de la boda real, cuando había sido expresamente prohibido. La sanción podría llegar a los 30.000 euros, según fuentes del Gobierno regional.

La Consejería también ha decidido incoar expediente a Ladinamo, empresa promotora del concierto, en el que actuaron entre otros el cantante de rock vasco radical Fermín Muguruza. Según fuentes de la consejería, Roberto Herreros Suárez presentó un escrito en la Delegación del Gobierno en Madrid el pasado día 18 de mayo comunicando la celebración del concierto sin identificar quiénes actuarían en él.

Al no celebrarse en un espacio abierto, sino en el Pabellón Cerro del Telégrafo de Rivas-Vaciamadrid, la competencia para autorizar la celebración del acto corresponde a la Consejería de Justicia e Interior. El día anterior al evento, esta consejería remitió un documento al delegado del Gobierno, Constantino Méndez; al alcalde de Rivas, José Maza Díaz, de IU; y al representante de la asociación promotora y a la Sociedad General de Autores de España, en el que comunicaba la prohibición de la celebración de este concierto.

La denegación del permiso se basaba en dos causas: por un lado, en que la solicitud se había presentado fuera de plazo (la ley marca un mínimo de 30 días antes de la celebración del concierto); y por otro, que según se había publicado "en los medios de comunicación" el "carácter y naturaleza de los actos" del espectáculo podría "suponer una vulneración de los valores y normas de convivencia propugnados en nuestra Constitución".

Precinto del local

El concejal de Juventud del Ayuntamiento de Rivas, Pedro del Cura, aseguró ayer que "el alcalde tomó las medidas adecuadas una vez que se conoció la prohibición del concierto". Según Del Cura, la alcaldía decidió precintar el centro deportivo y comunicar a los promotores del concierto que el espectáculo se había prohibido.

Según Roberto Herreros, director de la asociación cultural Ladinamo, "nadie le comunicó" que el concierto estuviera prohibido y asegura que cuando llegó al pabellón, "las puertas estaban abiertas y no había ningún precinto". "Yo llegué de los primeros, pero desde luego no rompí ningún precinto".

Los técnicos de sonido y de luces hicieron su trabajo. Según Del Cura, el Ayuntamiento decidió que el concierto tuviera lugar "para no ir más allá, puesto que los trabajadores ya estaban dentro del recinto y pareció la mejor decisión para salvaguardar la seguridad ciudadana". Fuentes de la Consejería de Interior aseguran que se "fundamentarán jurídicamente acusaciones tanto contra el Ayuntamiento como contra la asociación Ladinamo y decidirá qué falta o infracción corresponde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2004