Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono: "Habéis cumplido con vuestro deber, y el Gobierno, su palabra"

El ministro de Defensa recibió a los últimos soldados destacados en Irak

Un cielo plomizo, salpicado de nubes amenazadoras, que acabaron por descargar, y una comitiva orgullosa, emocionada y satisfecha, recibieron ayer a los últimos soldados españoles que llegaban procedentes de Kuwait a la base aérea de Torrejón de Ardoz de Madrid. Una ceremonia sobria, con banda de música, y con representación de los jefes del Estado Mayor, rodeando al ministro de Defensa, José Bono, que saludó a pie de escalerilla a cada uno de los 217 soldados que regresaron ayer.

A ritmo de marcha militar, a las 17.20, concluyó el goteo de los efectivos, que desde el 14 de mayo han ido regresando a España tras completar el repliegue de las tropas españolas en la capital kuwaití. En total 1.065. La primera escala del Boeing 767 de Air Europa, tras cinco horas de vuelo, era Madrid. Allí se quedaron 24 soldados. Tras la ceremonia, los restantes 193 embarcaron de nuevo rumbo a Almería.

Sonó el himno nacional y el ministro comenzó a hablar desde un sencillo atril: "Hoy es un día de alegría porque habéis vuelto sanos y salvos, aunque estamos doloridos por las personas que han dejado su vida en Irak, 11 militares y 2 civiles". Hubo palabras de agradecimiento para las familias y para los soldados a los que reconoció su profesionalidad en momentos en los que los riesgos han sido importantes. "Habéis sabido cumplir la orden de marchar y la de replegaros. Vosotros habéis cumplido vuestro deber y el Gobierno, su palabra", dijo Bono, poco antes de que los soldados rompieran filas y corrieran a abrazarse con sus familias, que desde primera hora de la tarde esperaban en la base.

Nervios y emoción

Los soldados tranquilos y los allegados emocionados y nerviosos. Todos han pasado los últimos dos meses pegados a la televisión, a la radio, a los periódicos. "Hoy se acabó toda la angustia, esto hay que vivirlo día a día para saber lo que es", comentaba el suegro de uno de los cirujanos del Ejército del Aire. Muchos ya saben lo que es la espera: "Mi hijo ya estuvo en Bosnia dos veces. Es un aventurero. Si hubiera un conflicto en Móstoles también iría, le da igual el sitio", decía la madre de un cabo, que vivió la emboscada que sufrieron las tropas en su repliegue hacia Kuwait. Se queja de su excesivo optimismo: "Él me dice que todo está bien pero yo no me lo creo porque viene de una guerra".

La mayoría de los militares vuelven contentos. Unos han estado dos meses y otros apenas 30 días. No han tenido contacto con la población, pero José Ángel nunca olvidará los ojos de los niños que se agolpaban en las carreteras pidiendo comida. "Ahora mismo no volvería, pero si es por ayudar a los demás merece la pena", asegura. Otros no están muy conformes con el regreso. La madre de uno de los médicos militares asegura que su hijo está muy disgustado "porque los trajeran tan pronto. Él tenía espíritu y estaba contento allí".

Con lágrimas en los ojos y rodeada de su familia, una soldado del equipo de atención sanitaria recuerda que han vivido situaciones de peligro porque tienen que salir "cada vez que se produce un incidente". El general José Muñoz, jefe del Contingente de Apoyo al Repliegue, reconoce el riesgo de las carreteras del país árabe, plagadas de milicianos dispuestos a apretar el gatillo. Y concreta el espíritu de su misión haciendo referencia a los libros de estrategia: "el repliegue siempre se describe como una operación muy difícil. Se hace bajo presión, hay que coordinarlo muy bien, no tienes tú toda la iniciativa, sino que la tiene el otro que te está presionando". Por eso explica que se han asegurado todos los movimientos "y hemos logrado salir sin sustos y sin bajas".

En Kuwait permanecen todavía 173 efectivos, que volverán cuando hayan zarpado los tres buques encargados de transportar todo el material pesado. Por la mañana, el ministro participó en una videoconferencia, junto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los comandantes de diversas unidades españolas que desarrollan misiones internacionales de paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2004