Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS LÍNEAS MAESTRAS DE DEFENSA

Bono afirma que la guerra de Irak le ha costado a España 369 millones de euros

El ministro de Defensa se muestra "más bien contrario" a enviar más soldados españoles a Afganistan

El ministro de Defensa, José Bono, ha comparecido esta mañana ante la Comisión de Defensa del Congreso para explicar las líneas de actuación que seguirá su departamento durante la presente legislatura. Bono ha asegurado que la guerra de Irak le ha costado al Estado 369,7 millones de euros, de los que 262 se han dedicado tan sólo a la operación militar. Además, el ministro ha afirmado que su opinión es "más bien contraria" a aumentar el número de militares españoles en Afganistán, aunque no se ha tomado una decisión al respecto. El titular de Defensa también ha anunciado que los agentes del CNI han abandonado ya Irak.

Según José Bono, el desglose de la factura de la guerra de Irak es el siguiente: 262 millones en gastos estrictamente militares, 83 para la Conferencia de Donantes y 24 para su organización en Madrid, y otras ayudas. Sobre los beneficios obtenidos por la participación, el ministro ha explicado que dos empresas españolas, Cepsa y Repsol, tienen la posibilidad de comprar 15 millones de barriles de petróleo, mientras que Soluziona, la filial de servicios profesionales de Unión Fenosa, junto a una empresa americana, ha hecho un contrato marco de hasta 1.500 millones de dólares de los que "sólo se han concretado 20 millones de dólares para reparaciones de centrales de energía en Irak".

Después de explicar que el Gobierno no tiene "intención de llevar los soldados de Irak a Afganistán", el ministro ha afirmado que a partir de ahora cualquier decisión del Ejecutivo sobre la participación de tropas españolas en misiones en el extranjero será consultada previamente con la comisión parlamentaria correspondiente. Según Bono, el Gobierno tendrá "vacación" en la toma de decisiones de esta índole, que siempre pasarán antes por la Comisión de Defensa.

En cuanto al retorno de las tropas destinadas en Irak, el ministro ha anunciado, tras consultarlo con el presidente, que todos los agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que trabajaban en la zona han abandonado también el país. Bono ha pedido que la "alegría" por la vuelta de los soldados españoles de Irak y el "silencio" que va a guardar sobre la decisión del anterior Gobierno de enviarlos sirva como preludio del consenso entre todos los grupos políticos del Congreso en materia de Defensa.

Un nuevo modelo de Fuerzas Armadas

El titular de Defensa también ha manifestado en el Congreso su compromiso de incrementar los gastos para infraestructura y material de las Fuerzas Armadas. Eso implicará, según el ministro, una reducción de los gastos de administración y "burocracia". José Bono también ha apostado por un nuevo modelo de Fuerzas Armadas "que necesite menor cantidad de soldados y una mayor cantidad de técnicos, es decir, de suboficiales". Entre las intenciones de Bono también está la externalización de servicios para que "los militares realicen trabajos militares". Además, el ministro ha prometido un "plan global de calidad de vida" de los soldados y marineros y se ha comprometido a "ir adaptando el actual ordenamiento legal de los derechos y deberes de los militares".

El máximo dirigente del departamento de Defensa ha destacado también la necesidad de reforzar las "misiones no armadas" del Ejército, entre las que incluye la "colaboración con la Policía para el restablecimiento de la paz ante ataques terroristas", pero también la protección de personas, el abastecimiento de bienes y servicios en caso de catástrofe, la vigilancia de fronteras, el control de la circulación aérea general y la protección del medio ambiente.

El ministro viaja con las víctimas del accidente del Yak-42

En su comparecencia ante el Congreso, José Bono ha recordado al PP que mañana se cumple un año del accidente en Turquía del Yakolev 42 que le costó la vida a 62 militares españoles. El ministro ha incidido en que el siniestro se produjo hace 364 días, y que las pruebas de ADN para comprobar si los familiares recibieron los restos de sus seres queridos comenzaron a realizarse hace una semana. En ese sentido, y si las pruebas demuestran que se cambiaron los cadáveres, Bono ha asegurado que no "azuzará" el tema "contra personas que hayan actuado sin dolo, con buena voluntad, aunque haya faltado en algún momento la diligencia debida".

Precisamente hoy, más de 150 familiares de los 62 militares españoles muertos en el accidente tienen previsto viajar a Turquía junto al ministro en dos aviones del Ejército del Aire. Allí participarán en un homenaje e inaugurarán un monumento en memoria de los fallecidos en la localidad de Trebisonda con motivo del primer aniversario del siniestro.

Más información