Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El transporte, en el filo de la navaja

El 42% de la recaudación del sector"se va por el tubo de escape"

La subida del precio del combustible desde el pasado mes de enero se ha situado en torno al 15%, lo que ha supuesto un importante revés para la mayor parte de las empresas de transporte, para las que este capítulo supone la quinta parte de sus costes totales. El estrecho margen con el que operan, según sus responsables, las coloca en una situación difícil.

Según el presidente de Cesintra, "llevamos cinco años con precios a la baja y si siguen así las cosas, nos sacarán del mercado"

En Alsa, el incremento en los precios del gasóleo en los últimos seis meses ha supuesto un aumento de costes cercano al 2% anual

El precio del gasóleo de automoción se ha incrementado en lo que va de año 7,21 céntimos de euro, lo que supone un aumento entre el 13% y el 15% según la zona geográfica. Para la Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros (Asintra) este aumento "está afectando de manera importante a las cuentas de resultados de las empresas, ya que el combustible representa el 20% de los costes de una empresa de transporte en autobús". La subida supone que el coste de explotación se haya incrementado un 3%, que debería trasladarse a los precios, según Asintra, "y en el caso de las tarifas autorizadas habría que añadirlo al incremento del 3% realizado en el mes de abril que sólo contempla los aumentos de precios del año anterior".

En Avanza, la primera empresa de transporte urbano, aseguran que "la situación es preocupante". Aunque no afecta por igual a todas las compañías, en función de sus trayectos: urbano, interurbano, largo recorrido, etcétera, los costes del gasóleo siempre están por encima del 15%, por lo que una subida del 13% en los mismos es importante".

Sobre todo si, como señala el presidente de Cesintra y Fetramer (Federación de Transportistas de Mercancías), Enrique Riaño, "el ajuste que se ha producido entre la oferta y la demanda ha llegado a tal extremo que cualquier variable que se modifique, aunque sea mínimamente, te pone en el filo de la navaja". "Llevamos ya cinco años con los precios a la baja y si sigue así la situación nos sacan del mercado".

En Alsa, el mayor grupo de transporte interurbano, el aumento experimentado en los precios del gasóleo durante los últimos seis meses ha sido de 3,7 céntimos de euro por litro, lo que supone un incremento del 5,37%. "Teniendo en cuenta que dicha partida de coste supone, dependiendo del tipo de transporte, hasta un 25% de nuestra estructura de costes, el incremento en los precios del gasóleo en los últimos seis meses ha supuesto un aumento de costes cercano al 2% anual".

A esta situación planteada por el precio del combustible se une, según Riaño, el carné por puntos, los impuestos en algunas comunidades para paliar el déficit sanitario, etcétera, que complican todavía más una situación bastante difícil ya de por sí, ya que "más del 42% de la recaudación de un autocar sale por el tubo de escape".

Además, resulta difícil trasladar las experiencias de situaciones anteriores, según Avanza, ya que se trata de "factores externos a la contabilidad de las empresas sobre los que no tenemos ningún control". Las medidas que se han planteado en alguna ocasión, como acuerdos con firmas aseguradoras o con refinerías, siempre suponen "costes adicionales difíciles de encajar en los estrechos márgenes en los que nos movemos". Incluso los incrementos de tarifas, como el realizado en el verano de 2000 con un aumento entre el 1,5% y el 2,5% tras el incremento del precio del combustible en un 30% durante los 16 meses anteriores, resultó insuficiente.

En cuanto a la polémica planteada con la incorporación del gasóleo profesional con un tratamiento fiscal diferenciado del uso particular, se trata de una medida defendida de forma generalizada en el sector, aunque sea consciente de las dificultades que supone su aplicación.

Combustibles y sanidad

El precio medio del gasóleo para automoción se ha situado estos días "peligrosamente cercano" al récord de 74,2 céntimos. Y en algunas comunidades como Asturias y Madrid, a las que quiere unirse ahora Cataluña, se aplica un incremento con el que se trata de mitigar el déficit sanitario, a lo que se oponen empresarios y sindicatos con la amenaza de los riesgos que supone para la inflación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004

Más información