Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

Latinoamérica se deprecia

Las monedas del continente han tenido fuertes reveses esta semana

Las principales monedas de Latinoamérica han visto caer su cotización un 6,3% frente al dólar en el último mes, después de un año 2003 bastante favorable. Las principales razones son la inminente alza de los tipos de interés en Estados Unidos -que encarecerá la financiación a los países emergentes- y el anuncio de China de desacelerar su vertiginoso crecimiento.

La fortaleza de sus monedas, uno de los pocos puntos altos de la economía latinoamericana durante el pasado curso, se ha vuelto el principal elemento de inestabilidad de la región durante el segundo trimestre de este año.

Si aumentan los tipos de interés a largo plazo, los acreedores de la deuda pública se endurecerán, en especial con el Gobierno argentino

La moneda brasileña ha experimentado una depreciación frente al dólar de un 5,1% en siete días y un 9,1% en el último mes

Y es que las cotizaciones del peso chileno, colombiano, argentino y mexicano, junto al real brasileño, han entrado en un descenso que parece no tener freno. Desde hace un mes se han depreciado un promedio del 6,3% frente al dólar estadounidense, una caída que no se había presentado de manera tan generalizada durante todo el año pasado.

Esta situación se ha acentuado en la última semana con bajadas que llegaron al 3%, teniendo especial significación el real brasileño que ha bajado un 5% en siete días y un 9,1% en un mes. El descenso del real ha ido de la mano de las presiones políticas que enfrenta el Gobierno de Lula da Silva, cuya popularidad ha caído por un escándalo de corrupción en febrero y un repunte económico débil. Todo ello, a pesar de que las cuentas fiscales y la balanza comercial de este país han dado muestras de solidez en las últimas semanas.

Las tasas de interés

El resto de las monedas no se han quedado atrás en las caídas. En Argentina el tirón de la crisis energética que ha puesto en suspenso el suministro de gas para el invierno, ha hecho bajar al peso en un 4,5% en un mes, un efecto algo menor que el esperado por los analistas. En Chile en tanto, la situación es similar con caídas del 8,9% en un mes y en Colombia y México los descensos han sido del 4,7% y el 4,3% respectivamente en los últimos 30 días.

¿La razón principal? La amenaza del alza inminente en los tipos de interés en Estados Unidos, reafirmadas la semana pasada por el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan. Esta posible alza se ha visto alentada por la sorprendente cifra de creación de 288.000 empleos y las constantes señales de inflación en la locomotora mundial.

Un aumento en las tasas de Estados Unidos sería un aliciente para un alza generalizada de los tipos en el mundo, situación que haría menos atractivos los activos de alto riesgo como los latinoamericanos, dilapidando en el bullante primer trimestre del continente en materia de inversiones. Sólo las compañías españolas destinarían unos 8.000 millones de euros a la región.

El otro gran problema es que se complique la renegociación de las respectivas deudas públicas. Si aumentan los tipos de interés a largo plazo, los acreedores se endurecerán, en especial con el Gobierno argentino.

El efecto de China

Un segundo que ha presionado a la baja las monedas latinoamericanas es el anuncio que hizo China -una fuente importante de la actual demanda mundial de todo tipo de materias primas- de que tomará medidas para enfriar su galopante economía.

Latinoamérica exporta muchas materias primas a China, por lo que cualquier descenso en el consumo de este país repercutiría directamente en la economía de la región, cuya principal actividad es la exportación.

Las exportaciones del continente a China aumentaron 72,1% en 2003, según un informe de la Cepal presentado el año pasado, siendo Argentina, Colombia, Brasil y Chile los países que se insertaron con más fuerza en este mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004