Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Powell asegura que medió en el litigio sobre la "estúpida isla Perejil" porque se lo pidió Palacio

El secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, cuenta en una entrevista que publicará en su número de junio la revista GQ, dirigida al público masculino, su mediación en el conflicto entre España y Marruecos sobre la isla de Perejil. Powell cita el caso como un ejemplo de cómo la diplomacia estadounidense se ve obligada a intervenir a menudo en calidad de mediadora en incidentes entre otros Estados, y asegura que Ana Palacio, entonces ministra de Exteriores, a la que califica de una de sus "mejores amigas", le llamó por teléfono para decirle: "Tienes que arreglar mi problema", informa Efe.

Powell alude al islote como "esa estúpida islita" con la que tuvo "que lidiar hace un año y medio, frente a la costa de Marruecos". Recuerda que, cuando estalló el conflicto, la UE inmediatamente apoyó a España y los países musulmanes, a Marruecos. "Así que ahí lo tienes. ¿Qué hacen? ¿Llaman a la ONU? No. Llaman al secretario de Estado de EE UU un jueves por la noche". Y a partir de ahí rememora las cerca de 40 llamadas que recibió de Palacio, de Aznar y del rey de Marruecos, y las 48 horas que dedicó a resolver el conflicto.

Las dos partes "sólo aceptaban como acuerdo que les enviara una carta diciendo lo que debían acordar", y diferían en la manera de nombrar el peñasco, por lo que propuso "simplemente llamarlo la isla", idea desestimada que le obligó a desplazarse al departamento de cartografía para nombrarla mediante sus coordenadas.

Powell confiesa que el visto bueno de España al acuerdo propuesto tardó en llegar sólo 30 segundos, pero hubo dificultades para comunicar con Mohamed VI, que estaba de viaje y no acostumbra a recibir llamadas en su vehículo. Powell informó a los marroquíes de que tenían 10 minutos para contactar con el rey, porque él se "disponía a ir a jugar" con sus nietos y "los españoles no abandonarían la isla". "Es una historia tonta, pero ilustra muchas cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2004