Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acusado por los incidentes de la cumbre de Sevilla se declara inocente

David G. R, de 23 años, negó ayer ante el titular del juzgado Penal 2 de Sevilla ser el autor de los incidentes que se registraron en la capital andaluza durante la manifestación antiglobalización que se celebró el 22 de junio de 2002 y que coincidió con la cumbre de jefes de Estado de la UE. El joven, estudiante de Ciencias Económicas, está acusado de haber apedreado varios escaparates y romper las lunas de una sucursal bancaria y de una oficina de seguros en la Ronda de Capuchinos de Sevilla durante la manifestación y de oponer resistencia en el momento de su detención.

David G.R, declaró en el juicio que no vio quién provocó los disturbios y que cuando sucedieron llevaba la cara tapada con un pañuelo por miedo a los gases lacrimógenos que pudiese lanzar al policía. "Al ver que la gente venía corriendo hacia mí cubriéndose pensé que estaban lanzando gases y por eso me tapé", explicó. El joven, único acusado por estos incidentes, señaló que cuando lo detuvieron varios agentes de paisano estaba hablando con dos chicas griegas. "No sabía que había pasado, dos hombres me cogieron en volandas sin identificarse y me dijeron "cállate que ya sabrás de qué va esto, pensé que eran ultraderechistas". Declaró que no agredió a nadie al ser detenido y que cuando vio que era conducido a un furgón policial y reconoció a varios agentes uniformados respiró tranquilo y les dijo "menos mal que sois vosotros". Los policías de paisano que lo detuvieron coincidieron ayer en su declaración y señalaron que el acusado sí opuso resistencia, -uno de ellos dijo que recibió "un manotazo en la cara"-, y que detuvieron al joven tras identificarlo dentro de "un grupo violento" que lanzaba adoquines a los escaparates.

La fiscal pide para el acusado ocho meses de prisión y una multa de 2.700 euros mientras que el letrado la libre absolución aunque admite una posible falta leve por el delito de resistencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004