Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conmoción en Francia tras la profanación de 127 tumbas judías

El mundo político e instituciones judías y musulmanas de Francia condenaron ayer la profanación del cementerio judío de Herrlisheim-Hasttatt, en Alsacia, en el que 127 tumbas aparecieron pintadas con cruces gamadas, cruces célticas y frases sobre Hitler. El jefe del Estado, Jacques Chirac, reiteró a la comunidad judía la "determinación absoluta" de los poderes públicos para buscar a los culpables, y el ministro del Interior, Dominique de Villepin, que acudió al lugar de los hechos, pidió a sus compatriotas que se sientan "todos" concernidos por esos actos.

La profanación se ha producido tras una polémica entre el ministro de Economía y ex titular de Interior, Nicolas Sarkozy, y los socialistas respecto a qué Gobierno es más eficaz en la lucha contra el antisemitismo. Preguntado en el Parlamento por los honores recibidos en un reciente viaje a EE UU, Sarkozy atacó despiadadamente al anterior Gobierno de Lionel Jospin, a quien hizo responsable de que los norteamericanos hubieran llegado a pensar que "Francia es un país antisemita". Los socialistas abandonaron el Parlamento tras el incidente. El jueves, Chirac desautorizó, sin nombrarle, a Sarkozy, diciendo que el antisemitismo es un tema lo suficientemente serio como para no convertirlo en objeto de polémicas.

Veinticuatro horas más tarde, la profanación de un cementerio judío ha recordado a los polemistas franceses lo peligroso que es mentar la bicha. Se trata de la cuarta vez que este pequeño cementerio de finales del XVIII, aislado en el campo, sufre actos vandálicos en 40 años. En la verja de la entrada, los profanadores escribieron el nombre de Adolf Hitler y en la estela que recuerda la oración por los muertos colocaron la inscripción "Juden raus" ("Judíos, fuera") en letras rojas. El alcalde de la localidad, Jean-François Willem, informó también de que en su primera visita al cementerio, ayer por la mañana, descubrió dos banderas alemanas con los siguientes eslóganes: "Un pueblo, un imperio, un Fürher" y "Un imperio, Alsacia, victoria para el Fürher".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2004