_
_
_
_

La tasa de mujeres fallecidas por cáncer de mama bajó seis puntos por cada 100.000 de 1993 a 2000

El cáncer de mama ha reducido su tasa de mortalidad en siete años al pasar de 27,18 fallecidas por cada 100.000 mujeres en 1993 a 20,95 en 2000. El consejero de Sanidad, Vicente Rambla, presentó ayer el programa de prevención y detección precoz de la enferedad y explicó que las 23 unidades de prevención de cáncer de mama ofrecen una cobertura del 100% de la población femenina entre 45 y 69 años e indicó que desde el inicio del programa la tasa de participación se ha mantenido alrededor del 70%.

Rambla atribuyó el descenso a los programas de diagnóstico precoz, pero también a la aparición de fármacos más eficaces y menos tóxicos que inciden sólo en las células afectadas. El consejero intervino en la presentación del Programa Nacional de Información sobre el Cáncer de Mama Sin miedo a saber, que tiene como objetivo mejorar el conocimiento en torno a esta enfermedad, la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres a partir de los 35 años. Cada año se diagnostican en España más de 15.000 nuevos casos, 1.600 de ellos en la Comunidad Valenciana. Si se detecta a tiempo presenta mejores posibilidades de tratamiento y de curación, a pesar de lo cual las mujeres siguen sin tener suficiente información. Rambla destacó que el programa de prevención del cáncer de mama en la Comunidad Valenciana en el 2007 estará dirigido a una población de 620.000 mujeres de 45 a 69 años,

Respecto a la tasa de detección de cáncer, el consejero explicó que en la primera cita es de 4,8 por mil casos y en las siguientes revisiones de 3,3 por mil. La jefe clínico del servicio de Hematología y Oncología Médica del Hospital Clínico de Valencia, Ana Lluch, explicó que desde el inicio del programa han sido detectados 4.000 casos de cáncer de mama, y en el 70% o 75% de ellos la detección fue tan inicial que fue posible la curación en un porcentaje muy elevado.

Lluch destacó que si la detección es precoz el cáncer de mama se puede curar y no hace falta perder la mama, ya que en cerca del 80% de las ocasiones se utiliza una cirugía conservadora "para no perder una parte importante de la feminidad y sexualidad de la mujer". También destacó la importancia de abordar la situación emocional de la afectada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_