Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CRÍTICAS

Narcisismo desmedido

Tiene, como otras películas españolas recientes (La biblia negra, Pacto de brujas), la apariencia de las películas de terror de los primeros años setenta, y también la pobreza industrial que éstas exhibían. Se propone como un homenaje/reivindicación del viejo astro de esos productos, el actor, guionista, director y productor Jacinto Molina, in arte Paul Naschy, actualmente en implacable ocaso y aquí convertido en protagonista absoluto y, lo más temible, en autor único del guión. Y termina siendo una patética muestra de impotencia: con su puesta en escena presuntamente modernilla, la película no es más que un desaforado ejercicio (de Naschy) de narcisismo y autocomplacencia tolerado por el director, mucho más que una irónica revisitación de su carrera (convengamos que la ironía no ha sido nunca el fuerte del personaje).

ROJO SANGRE

Dirección: Christian Molina. Intérpretes: Paul Naschy, Bibiana Fernández, Menh-Wai, Miguel del Arco, José Lifante. Género: terror, España, 2004. Duración: 90 minutos.

También el resto tiene su miga. La anécdota que le sirve de base, la enésima revisitación del pacto fáustico, es adornada por una cantidad tal de despropósitos como para hacerla increíble hasta para el más curtido admirador de Naschy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004