Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a tiros a su yerno y alega que maltrataba a su hija

"Será la última vez que la pegues", dijo el homicida en Alicante

Un hombre de 24 años falleció ayer en San Juan de Alicante de un disparo de escopeta efectuado por su suegro. El supuesto homicida declaró, según los vecinos, que estaba "harto y cansado" de las amenazas y agresiones que sufría su hija. Tras el crimen, se entregó a la Guardia Civil. El alcalde de San Juan, Francesc de Paula, dijo que la relación de la pareja era "díficil" y que "mantenían fuertes diferencias".

J. C. L, de 24 años y vecino de El Campello, encontró la muerte a las diez y cuarto de la mañana. Estaba en la casa de la calle del Doctor Iborra, en la que vivían su mujer y su hijo de dos años, cuando apareció su suegro con el que mantuvo una fuerte discusión que no acabó en palabras. Francisco Martínez, de 71 años, bajó a su furgoneta, cogió la escopeta y disparó dos tiros. Uno de ellos mató a su yerno. Tras la agresión, el presunto autor de los disparos se entregó a la Guardia Civil.

El alcalde de la localidad, el socialista Francesc de Paula Seva, lamentó este suceso, originado, según dijo, por "serias desaveniencias familiares" y por las diferencias que "el yerno podía tener con su pareja".

Martínez, de 71 años, se negaba a que su yerno se llevara a su nieto con él para pasar el día. Según fuentes vecinales, la víctima había protagonizado distintos episodios violentos contra su mujer y pesaba sobre él una orden de alejamiento. Aunque fuentes municipales aseguraron que ni los Servicios Sociales ni la Policía Local tenían constancia de esta orden judicial.

La pareja llevaba "unos meses" separada y las discusiones y agresiones "eran frecuentes".

La de ayer fue una discusión "acalorada" y "violenta", dijeron varios vecinos. Y tras ella, Martínez se dirigió a su furgoneta, cogió el arma, disparó a la cabeza de su yerno, y luego fue a "rematarle en el suelo", aclararon testigos de los hechos. El agresor es cazador y tenía una escopeta cargada en el coche.

Tiro en la cabeza

Según informaron fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU), la víctima recibió un único disparo de escopeta en la cabeza, cuando llegaron los efectivos de urgencias el joven estaba "agonizando" y los facultativos no pudieron salvarle la vida.

Los malos tratos del ahora fallecido a su ex compañera fueron el origen de una relación tensa y difícil entre suegro y yerno, según los vecinos. Las denuncias, la separación y las tensas visitas para recoger al menor fueron "cansando" al supuesto autor del crimen.

Algunos vecinos afirmaron que el fallecido golpeó recientemente a la chica. "Siempre estaban riñendo", añadieron. Otros vecinos explicaron que el agresor estaba tan harto que había llegado a comentar: "Antes de que acabe con la vida de mi hija tendré que hacer algo, aunque sea mi perdición". Y quienes presenciaron ayer el crimen aseguran que tras disparar afirmó: "Será la última vez que le pegues a mi hija".

El crimen conmocionó a esta localidad de 18.000 habitantes. El supuesto homicida es un conocido propietario de una empresa de autocares. Este periódico trató ayer sin éxito de recabar la versión de la familia del fallecido. La alcaldesa de Campello desconocía el suceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 2004