Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último filme de Luis Puenzo divide a la crítica argentina

El director Luis Puenzo, ganador del Oscar por La historia oficial en 1985 y de regreso doce años después de La peste, ha vuelto a dividir a la crítica argentina con su nuevo filme, La puta y la ballena, tras su estreno la semana pasada en Buenos Aires. La película, una coproducción con España, se estrenará en nuestro país el 7 de mayo.

La recreación de un avión de época y de una ballena mecánica de tamaño natural, los paisajes patagónicos, la fotografía, el vestuario y algunos efectos especiales en 3-D fueron destacados como recursos de producción poco comunes en el cine argentino, pero el incipiente debate sobre la calidad y las propuestas del cine de Puenzo y las diferencias de criterio para juzgar el trabajo, se podían leer entrelíneas.

La noche del estreno en un cine del barrio de Recoleta, al norte de Buenos Aires, el propio Puenzo, acompañado de Aitana Sánchez-Gijon, Mercé Llorens, Leonardo Sbaraglia y el resto de los actores que protagonizan la película, se anticipaba a la reacción de la crítica con una sonrisa y su frase de cabecera: "A todos los que la hicimos nos parece un buen trabajo, estamos contentos, la crítica tiene su opinión pero es más importante conocer la del público".

La calificación de "tres estrellas" sobre cinco y de "buena" en opinión de los periódicos Clarín y La Nación, los de mayor venta y difusión del país, se contrapone con la valoración del diario Página 12, que considera el trabajo como "un naufragio con todas las velas". El punto en discusión parece estar en la forma de contar una historia compleja, escrita por Puenzo, su hija Lucía y Ángeles González-Sinde, que comienza en Barcelona cuando Vera (Aitana Sánchez-Gijón), una escritora a quien acaban de diagnosticarle un cáncer de mama, decide investigar la historia de una mujer que en el siglo pasado siguió hasta la Patagonia a su amante, un fotógrafo que luego moriría en la guerra civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de abril de 2004