Balza se querella contra Otegi por acusar a la Ertzaintza de asesinato

El consejero acusa a Batasuna de realizar un "montaje deliberado"

El consejero de Interior, Javier Balza, anunció ayer en el Parlamento de que llevará a los tribunales a Arnaldo Otegi y otros dirigentes de la antigua Batasuna que han sostenido la culpabilidad de la Ertzaintza en la muerte de la vecina de Hernani Kontxi Sanchiz.

"Responderán penalmente", les advirtió, tras recordar que el Departamento de Interior les dio la oportunidad de rectificar sus declaraciones y volver a asegurar que no existe ninguna relación entre la muerte de la mujer y la actuación policial.Balza afirmó ademas tener datos que demostrarían que la fallecida ni si quiera participaba en la marcha y recalcó que Sanchiz sufrió el infarto en una calle "lateral" a la de la manifestación.

El consejero se dirigió en términos de gran dureza a la portavoz de la ilegalizada Batasuna que había pedido su comparecencia, Jone Gorizelaia, a la que acusó repetidamente de mentir. Goirizelaia acusó al consejero de "manipular" los datos con el objeto de "dar cobertura" a "su policía".Balza no trató de disimular ni siquiera un poco su indignación en su comparecencia ante la Comisión de Instituciones e Interior y no tuvo ni un ápice de piedad con una Jone Goirizelaia a la que dejó sin margen de maniobra. "Van a pagar por esto", le espetó. El consejero de Interior comparecía en la Cámara para ofrecer explicaciones por la carga de la Ertzaintza en Hernani contra una manifestación celebrada el día de las elecciones. Goirizelaia la tachó de "violenta e indiscriminada" y afirmó que "no había razones para llevarla a cabo".

Balza acusó al grupo de la parlamentaria interpelante, el de la ilegalizada Batasuna, de llevar a cabo un "montaje deliberado y burdo", por establecer un paralelismo entre "un asesinato a tiros y navajazos" (en referencia al de Ángel Berrueta en Pamplona a manos de un policía nacional y su hijo), y la muerte "natural" de Kontxi Sanchiz en Hernani.

El consejero se congratuló de que nadie crea ya a Batasuna cuando realiza esos intentos de "manipulación". "A ustedes ya sólo les cree ETA, y viceversa", le dijo a Goirizelaia, tras leer un fragmento del último comunicado de la banda terrorista en el que se refiere a ambos hechos y los equipara también.

Documentos filtrados

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El responsable de Interior tuvo de nuevo frente a sí a una parlamentaria que ha manejado documentos internos de la Ertzaintza para preparar su petición de comparecencia, y a la que acusó de no usar de ellos más que la parte que le conviene. Balza la reprochó, por ejemplo, que ocultara que la mujer no iba en la manifestación, extremo que Goirizelaia no rebatió. Sustuvo el consejero que el infarto la sorprendió a la fallecida en una calle "lateral", no en la misma por la que discurría la marcha.

Como pruebas de la desconexión de la muerte de Sanchiz y la carga policial contra la manifestación aportó el minutaje al detalle de la sucesión de los acontecimientos y, en particular, los referidos a la petición de la ambulancia. Ésta estaba ya en camino a las 13.13 según consta en Osakidetza y en los registros del 112, donde tres minutos más tarde se le dijo a un hombre que llamó que el vehículo ya iba hacia el lugar, afirmó. La detención de la persona que increpó a los ertztainas y que desencadenó los hechos que originaron la carga se produjo a las 13.21, según el horario desgranado ya antes por el departamento y que el consejero oficializó ayer en el Parlamento. Balza aseguró también que las declaraciones de los sanitarios que asistieron a la mujer en el portal donde la trasladaron sus familiares no citan para nada a la Ertzaintza ni a la manifestación como relacionadas con el suceso.

Goirizelaia sostuvo que un ertzaina respondió con un "eso no me incumbe" a la petición de ayuda de los familiares, extremo que el consejero negó, al afirmar que ningún agente recibió esa petición de auxilio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS