Seis barrios de fuerte inmigración tendrán mediadores para mejorar la relación vecinal

Seis de los barrios de la capital con mayor porcentaje de inmigrantes -Lavapiés (Centro), Bellas Vistas (Tetuán), San Isidro y Pan Bendito (Carabanchel), Almendrales (Usera) y San Cristóbal (Villaverde)- tendrán a partir del verano mediadores vecinales interculturales para mejorar la convivencia entre estos nuevos residentes y la población autóctona. El Ayuntamiento de Madrid dará 157.258 euros a la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) para crear este servicio.

El cometido de estos mediadores, que trabajarán al alimón con las asociaciones de vecinos, será fomentar la participación de los inmigrantes en la vida de cada barrio y facilitar su acceso a los servicios públicos. Para prevenir actitudes racistas o xenófobas, realizarán tareas de sensibilización y procurarán un mayor conocimiento entre la población extranjera y la local.

El director de Inmigración, Cooperación y Voluntariado del Ayuntamiento, Tomás Vera, explica que los seis barrios donde se iniciará esta experiencia se han elegido teniendo en cuenta "no sólo su alto porcentaje de población inmigrante, sino también su grado deterioro social, de paro, de precariedad, porque son cuestiones que pueden favorecer las conductas xenófobas".

En la capital trabajan ya 34 mediadores interculturales a través de un convenio entre el Consistorio y la Universidad Autónoma. Pero Vera puntualiza que los otros seis que se sumarán ahora desarrollarán su cometido "todavía más a pie de calle que los otros, en estrecha colaboración con las asociaciones de barrio".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS