Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE quiere evitar el fraude en vivienda protegida con una lista de demandantes

El PSOE quiere evitar el fraude que se genera en la venta de vivienda protegida (VPO) de segunda o tercera mano. Para ello obligará a que la VPO sólo pueda venderse a quienes estén previamente inscritos en un registro público y cumplan los requisitos de ingresos para acceder a este tipo de vivienda. Ésta es una de las primeras medidas del programa socialista que pondrá en marcha el nuevo Ministerio de la Vivienda, anunciado por José Luis Rodríguez Zapatero, según informa Servimedia de fuentes del partido socialista.

Además, el PSOE acabará con la posibilidad de descalificar las viviendas protegidas, es decir, mantendrán su condición de VPO "durante toda su vida útil" y, además, tendrán "un precio máximo actualizado cada año" con la evolución del IPC. Por eso, "sólo podrán venderse, en las segundas y posteriores transmisiones, a demandantes de VPO inscritos en un registro público", que es lo que los socialistas pretenden agilizar.

La intención es que esta medida favorezca especialmente a los jóvenes que buscan una vivienda, al evitar que en las ventas de VPO de segunda mano los compradores tengan que contar con dinero negro para abonar al vendedor la diferencia entre el precio de VPO y el real de mercado.

Por otra parte, los socialistas proponen que el 25% de todo el suelo que se declare urbanizable se reserve de forma obligatoria para la promoción de vivienda protegida, preferentemente para alquiler. El PSOE prepara también un plan de vivienda y se compromete a poner en el mercado 180.000 pisos al año a un precio "asequible". Finalmente, prevé poner en marcha una agencia pública de alquiler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2004