El consumo de cemento creció en Alicante el triple que en España

La inversión industrial se desmorona en El Vinalopó y crece en La Marina

El consumo de cemento ha crecido en Alicante tres veces más que la media española, según un informe de la Cámara de Comercio alicantina. En 2002, según ese estudio, el gasto de cemento en Alicante fue de 2.167.845 kilos, un 12,5% más que el año anterior. El crecimiento medio español fue del 4,6%, mientras el valenciano se situó en el 9,9%. El Colegio de Arquitectos visó en Alicante ese año un 69,9% más de viviendas que el ejercicio anterior.

El informe de la entidad cameral Alicante en cifras 2003, refleja un agudo desmoronamiento de la inversión industrial en algunas comarcas alicantinas que lidera El Baix Vinalopó. En esta zona el descenso alcalzó el 56,7%. El Comtat registró un descenso de la inversión del 46,95, y el Vinalopó Mitjà presentó el dato negativo del 47,1%.

La Cámara aprecia síntomas de que el modelo industrial de Alicante está agotado

La Marina Baixa lideró el crecimiento del gasto en nuevas industrias con un incremento respecto al ejercicio anterior del 1.037,7%. La Vega Baja también registró un buen nivel de la actividad inversora, con un crecimiento del 451,4%. Por sectores fue la industria papelera la que más creció en el cómputo global de la provincia.

La inversión en nuevas industrias en Alicante en 2002, cifrada en 47,5 millones de euros, cayó un 33% respecto al año anterior, según otro informe de la Cámara de Comercio. El porcentaje global de inversión industrial -incluye las ampliaciones y mejoras de industrias ya en marcha- fue un 6% inferior al de 2001. El segundo semestre del año resultó más positivo.

Para la Cámara, el sector industrial de la provincia de Alicante reflejó "síntomas de agotamiento", debido a la contención de la demanda interna y externa. Como barómetro para medir ese agotamiento, la Cámara ha estudiado la evolución del consumo de la energía eléctrica para uso industrial, que creció un 7,2% menos que el año anterior. Por ramas de actividad se percibe un descenso de algunas industrias de bienes de consumo como textil, confección, cuero y calzado. El comportamiento más dinámico lo tuvieron el sector siderúrgico y el de fabricación de cementos, cales y yesos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La matriculación de vehículos industriales (11.414) descendió un 3,9% con respecto al año anterior. Aún así, el 40% de los vehículos industriales matriculados en la Comunidad Valenciana lo están en la provincia de Alicante. El empleo en el sector industrial se estancó en 2002. Así está reflejado en la trayectoria de afiliación a la Seguridad Social, que registró una tasa de variación interanual del -0,5%. Según la Cámara, el mayor deterioro del empleo se produjo en las industrias de la confección (-6,8%) y calzado, cuero y marroquinería (-4,3%). Pese a los datos negativos en inversión industrial, la actividad económica general de la provincia de Alicante mejoró en 2002, según la Cámara de Comercio, aunque "dentro de una tónica caracterizada por la moderación".

Un estudio de la Universidad de Alicante sobre los siete polígonos industriales de la capital alicantina revela la necesidad de atraer industrias de tecnología propia que suministren a las empresas punteras. El informe constata la carencia de suelo industrial y plantea la constitución de una sociedad mixta -Administración y patronal- que contribuya a hacer más atractivas estas áreas, basadas todavía en un modelo anacrónico.

El documento recomienda captar empresas que abarquen toda la cadena productiva ya que, según los expertos, son más rentables para la economía local.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS