_
_
_
_

Padres de disminuidos psíquicos denuncian el uso de una celda de castigo en un centro de Málaga

Juana Viúdez

La antigua dirección del centro psiquiátrico Dos Amores, de Coín (Málaga), maltrataba a disminuidos psíquicos aislándolos en una celda de castigo, según la denuncia que una asociación de padres de los afectados ha presentado ante la Fiscalía de Málaga. La asociación, que dirige la residencia hace un año, descubrió "un zulo" de cinco por seis metros con las paredes forradas de esponja detrás de unas colchonetas. Cuentan con el testimonio de los trabajadores más antiguos y uno de los enfermos, así como con fichas de evaluación de este periodo que recogen las actitudes de los enfermos frente al castigo físico, verbal o aislamiento.

La denuncia, interpuesta ante la Fiscalía de Málaga el pasado día 12, acusa a la organización no gubernamental Asociación para la Promoción del Minusválido (PROMI) de "crueldad", "trato inhumano y degradante" y "vulneración de los más elementales derechos humanos".

En la asociación de padres aseguran que PROMI tenía "muy pocos cuidadores" y que algunos "no tenían la titulación de Educación Especial". Citan a María Agüera, coordinadora del centro, como principal responsable de la gestión. La acusan de movilizar al personal de un centro que la organización tiene Cabra (Córdoba) para obtener un parte favorable en las inspecciones, y de desviar al centro cordobés parte del presupuesto que la Junta de Andalucía y el Gobierno les concedía.

Desde la asociación, aseguran que han tardado casi un año en denunciar la existencia de la habitación porque "ya no se utiliza y no había prisa". El director, Francisco Gallego, atribuye la demora al tiempo empleado en recopilar testimonios de trabajadores.

La consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía aseguraba en un comunicado que el centro se ajusta a la normativa vigente. Recordaron que, en el Convenio de Colaboración suscrito en 1993 entre la Consejería y la Federación Andaluza Pro Deficientes Mentales, se contemplaba la existencia de una "sala de aislamiento, mínimo 10 metros cuadrados" para casos de alteraciones de conducta de carácter grave y puntual, con consecuencias para la seguridad de los residentes, sin que "en ningún caso pudiera utilizarse como celda de castigo" o medio para sancionar incumplimientos de la normativa de régimen interior.

Un portavoz de PROMI negó las acusaciones y subrayó que este tipo de instalaciones se contemplan para evitar que los enfermos se autolesionen. PROMI ha promovido desde 1976 una red de centros especiales de empleo, centros ocupacionales y residencias en las provincias de Córdoba, Jaén, Cádiz, Almería, Málaga, Melilla, Sevilla, Huesca y Salamanca. Abandonó la dirección del centro de Coín en 2003 por problemas económicos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juana Viúdez
Es redactora de la sección de España, donde realiza labores de redacción y edición. Ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en EL PAÍS. Antes trabajó en el diario Málaga Hoy y en Cadena Ser. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_