Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATANZA EN MADRID | Protesta contra el Gobierno en funciones

España se disculpa ante la ONU por insistir en ETA

España se disculpó ayer ante el Consejo de Seguridad por haber insistido en incluir a ETA en la resolución de condena a los atentados que el órgano decisorio de la ONU aprobó por unanimidad pocas horas después de los trágicos acontecimientos. El embajador español, Inocencio Arias, entregó una carta al presidente del Consejo, explicando que Madrid actuó entonces convencida de la responsabilidad de la banda terrorista. "De buena fe pusimos una total rotundidad en algo que ha resultado ser un interrogante, parecía obvio y justo dar explicaciones al Consejo", declaró el embajador Arias, tras entregar la carta a su homólogo francés, que este mes desempeña la presidencia.

La decisión española ocurre después de que al menos la mitad de los miembros del Consejo de Seguridad, esencialmente Alemania y Rusia, manifestara su profundo malestar por haber incluido tan explícitamente a ETA como responsable de los atentados. "Nos pareció muy raro que a las pocas horas ya se identificaran a los autores. España insistió mucho; explicó el precedente del pasado febrero en el que ETA intentó actuar en Madrid. Dadas las trágicas circunstancias, nadie se atrevió a resistirse", explicó uno de los embajadores; "a la mañana siguiente, cuando las pistas ya apuntaban en otra dirección, muchos representantes expresaron en alto su descontento. El presidente del Consejo (Francia) se hizo eco de este malestar". "No estábamos a favor de responsabilizar a ETA de los atentados tan pronto, hubiéramos preferido mencionar que se barajaba su autoría", comentó otro diplomático.

Tensa reunión

En aquella tensa sesión, celebrada el mismo día 11, no habló Arias, que se encontraba entonces en Viena, sino la número dos de la misión, Ana Menéndez. En sendas llamadas telefónicas, la ministra de Exteriores, Ana Palacio, pidió encarecidamente a sus homólogos del Consejo que apoyaran la que era entonces única hipótesis barajada por Madrid. La resolución condenó "en los términos más absolutos los atentados perpetrados en Madrid por el grupo terrorista ETA". Fue una decisión sin precedentes. Incluso después del 11-S, el texto de repulsa a los ataques no mencionó a Al Qaeda, pese a que todas las pistas ya apuntaban a la organización de Osama Bin Laden. "Nos han dicho que ha habido otras amenazas en días y semanas recientes. El Gobierno español cree que estos ataques fueron llevados a cabo por ETA y no tenemos informaciones al contrario", declaró, poco después de votar el texto, el embajador estadounidense, John Negroponte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2004