Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS ELECCIONES DEL 14-M

IU sostiene que el PP manipula el atentado para ganar apoyos

Izquierda Unida esperó ayer al final de las manifestaciones en toda España para emitir un comunicado durísimo en el que acusa al Ejecutivo de haber manipulado la información sobre el atentado "para favorecer al partido del Gobierno, ante el temor de recibir un castigo el domingo en las urnas por su apoyo a la guerra ilegal de Irak y sus consecuencias (...) De ahí que la consigna haya sido silencio y ganar tiempo para que la verdad no se imponga a la manipulación", afirma el texto.

La dirección de la federación que lidera Gaspar Llamazares está indignada con la actitud del Ejecutivo, y aunque se dice dispuesta a apoyar el Gobierno sin ambages "contra la lacra del terrorismo", le acusa de haber transformado la solidaridad de todos los partidos en aras de la unidad "en una campaña de partido utilizando todos los medios a su alcance".

"IU quiere denunciar públicamente el uso y el abuso que ha hecho el Gobierno de su estrategia de comunicación sobre la información del atentado. El Ejecutivo y los medios afines han silenciado, ralentizado e influido de una forma tendenciosa en la información que se iba generando sobre la autoría de este atentado para influir en la campaña utilizando esta estrategia a favor del PP. La manipulación en estas últimas horas ha sido escandalosa".

Dimisión de Acebes

IU pide abiertamente la dimisión de Ángel Acebes, ministro del Interior, por decir a primera hora del jueves que estaba seguro de que el atentado era obra de ETA y luego desmentirse a sí mismo.

"La responsabilidad del Ejecutivo es gravísima", asegura IU. "Empezando por la persona que directamente ha intentado engañar a los españoles con la forma de comunicar los posibles autores de este atentado, el ministro del Interior. El problema no es quién ha sido el culpable porque es igualmente un atentado execrable y fascista. El problema es cómo se ha manipulado una información".

Por la mañana, antes de las manifestaciones, la federación mantuvo un tono mucho más suave. No quería influir, según dijo, en los sentimientos de los ciudadanos que acudían a protestar contra el terrorismo.

La federación, sin embargo, envió comunicados urgentes a todas sus sedes para llamar a los militantes a acudir a las diversas marchas con pegatinas y carteles de "No a la Guerra". En la manifestación de Madrid se vieron muchos. Llamazares se limitó, tras reunir con carácter urgente la Comisión Permanente de IU, a recordar al Gobierno que "los ciudadanos se merecen conocer la verdad, aunque duela y no interese".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 2004