Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elorza acusa a la oposición de "fraude" a la ciudad

El alcalde de Vitoria, sin presupuesto, dice que no ha previsto plantear un voto de confianza

El alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, rechazó y devolvió ayer, una por una, todas las críticas vertidas por PNV-EA y el PP tras la decisión del primer edil de someterse mañana a una cuestión de confianza para aprobar los presupuestos municipales. Las cuentas han sido devueltas por los dos mayores grupos de la oposición. Elorza se ha amparado en una ley que dota a los ayuntamientos de instrumentos para superar situaciones de bloqueo. "Lo que les duele es que por encima de este obstruccionismo político, de esta maniobra que han pactado, es posible que consigamos sacarlo adelante", dijo el alcalde. Son sus rivales, agregó, quienes "cometen fraude en San Sebastián" por "bloquear la aprobación de un presupuesto sin dar alternativas".

Elorza insistió en la legalidad de su actuación, acusó a la oposición de no haber asumido aún su derrota electoral y tendió de nuevo la mano a los nacionalistas para incorporar sus propuestas al presupuesto. Mañana se someterá a la cuestión de confianza, que le será negada, según han anunciado ya PNV-EA y PP, que disponen de un mes para presentar algo que ni se plantean: una moción de censura. Pasado ese plazo, el presupuesto del equipo de gobierno quedará aprobado.

La polémica marcó ayer la vida municipal. La popular María San Gil pidió al alcalde que asuma la cuestión de confianza con todas sus consecuencias y dimita si la pierde. El peneuvista Román Sudupe señaló que la decisión del alcalde "no favorecerá la gobernabilidad, sino la crispación".

Mientras, el alcalde de Vitoria, el popular Alfonso Alonso, manifestó que no tiene previsto emular a Elorza y emplear el mismo procedimiento para sacar adelante los presupuestos de este año. El PP, con nueve ediles frente a los 18 de la oposición, gobierna en minoría y tiene las cuentas prorrogados. Alonso aseguró ayer a los periodistas que "el mejor camino para aprobar un presupuesto es el diálogo".

Más crítico se mostró el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, quien acusó al regidor donostiarra de "jugar sucio" al plantear la cuestión de confianza para salvar unas ceuntas derrotadas por la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2004