EL OJO PÚBLICO | ELECCIONES 2004
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Si Hitler se levantara de su tumba

¿Qué pasa con los sondeos de las últimas horas? El último sondeo de la campaña previsto por Tele-5 fue difundido ayer. Según la empresa Demoscopia, el Partido Popular está al borde de la mayoría absoluta con un 42,5% de los votos y una horquilla de 174/176 diputados, mientras que el PSOE obtendría un 37,8% con 136/137 diputados. La diferencia sería, pues, de 4,7 puntos, lo que supone una mejora de los socialistas respecto a las encuestas anteriores.

El problema es que un 44% de los 3.031 entrevistados no quiso definir su voto. En paralelo, según el Pulsómetro de la Cadena Ser, realizado por el Instituto Opina, el PSOE recortaría a 2,5 puntos la distancia con el Partido Popular. Según este sondeo, los populares obtendrían el 40,5% de los votos y los socialistas, el 38%. Traducido en escaños, serían entre 161 y 166 para Mariano Rajoy y entre 140 y 145 para José Luis Rodríguez Zapatero. Pero, por último, según el periódico El Mundo informaba ayer que un nuevo sondeo de la empresa Sigma Dos, realizado los pasados días 5 y 6 de marzo, daría al PP entre 168 y 173 diputados, mientras que los socialistas conseguirían entre 138 y 144, con una pérdida para Rajoy de 0,5 puntos de ventaja respecto al macrosondeo difundido el miércoles 3 de marzo. Los socialistas, por tanto, también suben en dicho sondeo.

Más información
Zapatero denuncia la campaña del miedo del PP y Rajoy pide la mayoría absoluta

Ayer, Mariano Rajoy volvió a solicitar en los actos de campaña la mayoría necesaria como para gobernar sin someterse, dijo, a los chantajes de otros partidos.

En Salamanca, José María Aznar solicitó, en un mitín celebrado en el Centro de Artes Escénicas y Musicales, la mayoría para Rajoy a fin de impedir que gobierno España un conglomerado de partidos contra el Partido Popular.

Ninguna cadena de televisión ofreció imágenes de Aznar. Por supuesto, no dejó de hablar del personaje del año. ¿Quién es? Por supuesto: Josep Lluís Carod Rovira, líder de Esquerra Republicana.

¿Existe una masa de indecisos? ¿O es que la gente no quiere decir lo que piensa votar? Más bien parece que el voto oculto no equivale a voto indeciso. ¿Y si en realidad el espacio de centro es mucho menor en estas elecciones? Dicho en otros términos: la política española ha llegado a niveles tales de polarización que la franja centrista de antaño ya se ha alineado. Pero no quiere decirlo.

Ayer, abrir el sitio de Internet de la Cadena Ser provocaba miedo. "El Partido Popular pide el voto con el argumento de que Hitler ganó por la abstención", informaba. Añadía que la dirección nacional del PP ha distribuído un argumentario entre sus candidatos en el que advierte que Adolf Hitler ganó las elecciones porque los alemanes no acudieron a votar".

En esta columna se vaticinó que José María Aznar podría, por el camino que va, llamar Anticristo a José Luis Rodríguez Zapatero, pero uno se ha quedado corto. La apelación a Hitler es curiosa. Hitler era canciller desde enero cuando tuvieron lugar las elecciones del 5 de marzo de 1933. Los nazis obtuvieron el 43,9% de los votos. La razón: los comunistas calificaron a los socialdemócratas (SPD) como el socialfascismo. La división de la izquierda permitió la consolidación de Hitler.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS