Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2004

Llamazares critica a los "vampiros" del PSOE que atacan a IU

San Fernando de Henares

Cada día que pasa de campaña, Izquierda Unida siente más fuerte la presión de los dirigentes socialistas, especialmente los más veteranos, que apelan al voto útil. Tanto que ayer el coordinador general, Gaspar Llamazares, hizo una llamada al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, en tono solemne, para pedirle que "margine" a dirigentes como Felipe González o Juan Carlos Rodríguez Ibarra, "esos compañeros que dificultan la mayoría de izquierdas" al pedir sin complejos a los votantes de IU que apoyen al PSOE para no "dispersar" la ofensiva contra el PP.

Llamazares cargó su discurso contra ellos. Los llamó "fantasmas del pasado, vampiros de izquierdas que quieren sacar la sangre roja a la izquierda para languidecer por la noche". Le preguntó a Zapatero por qué el PSOE pide a los votantes de IU que "se traicionen a sí mismos" y, sobre todo, por qué "se olvida" de que la izquierda ha luchado junta contra el Gobierno del PP en la crisis del Prestige, en la huelga general y en las movilizaciones contra la guerra. Todo ello fue muy aplaudido por el público en San Fernando de Henares (Madrid), donde la alcaldesa, Montserrat Muñoz, se presenta como número tres en la lista que encabeza Llamazares.

Besos y autógrafos

En el mitin había 600 personas. Por la mañana, el coordinador ya había logrado el más caluroso recibimiento de la campaña. 700 trabajadores de Induyco, empresa textil del grupo El Corté Inglés, en su mayoría mujeres, utilizaron la media hora del bocadillo a media mañana para besar, estrujar y pedir autógrafos del líder, poco acostumbrado a esta pasión. "¡Dales caña!", le pidieron.

La dirección de IU se esperaba una cierta llamada al voto útil, una tradición en el PSOE que se mantuvo incluso en 2000, cuando ambas fuerzas se presentaron con un programa de mínimos conjunto. Pero esta vez hay preocupación e indignación con la salida en tromba de dirigentes como González, Ibarra o Manuel Chaves. IU considera que esta pelea entre dos partidos que nunca habían tenido tan buena relación sólo puede servir para desmovilizar a la izquierda.

La llamada del PSOE tiene un objetivo claro: hay 35 circunscripciones en las que IU nunca ha tenido representación, y el voto allí queda en la nada. Pero, según la dirección de la federación, esa llamada no tiene ningún efecto allí, y sin embargo sí puede ser importante en sitios donde IU se juega los restos y, por tanto su representación, no con el PSOE, sino con el PP. Así sucede en muchos lugares de Andalucía. O en Madrid, donde en las últimas autonómicas el PP se llevó en la madrugada electoral el diputado que IU creía ganado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004