Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA hizo perder al País Vasco el 25% de su PIB en 30 años, según un informe

El coste de los últimos treinta años de terrorismo de ETA se evalúa en el 25% del PIB del País Vasco, según el informe Economía de la secesión. El proyecto nacionalista y el País Vasco, que ha coordinado Mikel Buesa, catedrático de Economía Aplicada de la Complutense, con la participación de una quincena de profesores universitarios.

Mikel Buesa presentó ayer en el Instituto de Estudios Fiscales el informe más completo, conocido hasta el momento, sobre las consecuencias para la economía vasca de la aplicación del llamado plan Ibarretxe, según glosó el veterano catedrático de Economía, Juan Velarde, en un auditorio compartido por economistas y altos cargos del Gobierno central, como el secretario general de la Presidencia, Javier Zarzalejos, y el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Astarloa.

El informe, animado por el presidente del Gobierno, José María Aznar, asegura que "el crecimiento del País Vasco, coincidiendo con el ascenso de ETA, se apartó desde mediados de los años setenta de la trayectoria de las otras regiones de España" debido a la que el comportamiento de la inversión productiva es muy sensible a la actividad terrorista.

En términos per cápita, señala Buesa, el País Vasco obtiene actualmente un producto bruto del orden de un 8% más reducido que el efectivamente registrado, "y lo hace porque el tamaño de su economía es un 25% más pequeño en cuanto al PIB que lo que podría haber alcanzado si la violencia no se hubiese enquistado en la sociedad vasca y porque la dimensión de su población resulta alrededor de un 15% más reducida de lo que podría haber logrado".

El informe también concluye, en base a una encuesta realizada entre las empresas, que un 55% de ellas considera "perjudicial" el plan Ibarretxe, mientras sólo un 10% lo apoyan. Más del 40% estudia estrategias a adoptar si el citado plan sale adelante, y un 25% contempla la posibilidad de abandonar Euskadi.

El estudio de Buesa asegura que si el plan Ibarretxe es operativo, el País Vasco puede sufrir una destrucción de 178.000 empleos, un 29% más de paro y un déficit de 4.000 milones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004