Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos agentes marroquíes patrullan con la Guardia Civil en la costa canaria

Los gendarmes aprenderán cómo se actúa ante las pateras con inmigrantes

El delegado del Gobierno para la Extranjería e Inmigración, Gonzalo Robles, recibió ayer en Fuerteventura a los dos primeros agentes de la gendarmería del Reino de Marruecos que se incorporan a una tripulación de ocho agentes de la Guardia Civil para embarcar en una patrullera, cuya misión principal será la de interceptar pateras que hayan zarpado de la costa marroquí y sahariana y se dirijan a Canarias.

La misión de los agentes, aclaró Robles, será incorporarse como unos tripulantes más y actuar como todos ellos, en cumplimiento "con una frecuencia razonable" de los acuerdos adoptados en la última cumbre hispano-marroquí de Rabat. El principal objetivo de estos dos agentes será "aprender cómo actúa" la Guardia Civil, desde el momento en que el blindaje electrónico, aún incompleto, conformado por radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior detecta una embarcación acercándose a una velocidad media de 12 a 15 nudos hasta que, en apenas una hora, es interceptada en alta mar por la patrullera de guardia esa noche.

Los informadores marroquíes conocerán todas las técnicas de abarloamiento (el protocolo establecido para acercar el casco de la patrullera al de la patera, sin causar oleaje que pudiera acabar con los sin papeles en el mar), de llamamiento a la calma para evitar un vuelco de la frágil embarcación de madera y de su rescate en alta mar en pocos minutos, hasta que son conducidos a la comisaría.

Aunque la presentación se celebró en Puerto del Rosario, la mayor parte de las operaciones se centrarán en la zona costera del sur de la isla, en especial Tuineje y Antigua, adonde llega el grueso de pateras.

Robles aseguró que, en una fase inmediata, agentes españoles se incorporarán a labores de vigilancia de la gendarmería marroquí en la costa africana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 2004