Entrevista:ANA NOGUERA | Portavoz de Educación del Grupo Parlamentario del PSPV-PSOE

"El PP concierta con centros elitistas que no cumplen el principio de la coeducación"

El balance de cuentas de la Sindicatura monopolizó el debate político con un tema estrella: el estado de cuentas de la empresa pública de construcciones educativas Ciegsa, a raíz de las denuncias socialistas sobre la opacidad de su funcionamiento y el sobrecoste detectado en determinadas adjudicaciones. Ana Noguera, portavoz de Educación del grupo parlamentario del PSPV-PSOE parte de la base de que la creación de Ciegsa responde a una fórmula que se reproduce "miméticamente" en todas las empresas públicas creadas por el Gobierno del PP. "Ciegsa tiene un esqueleto muy bien definido porque al ser una empresa pública al 100% puede disponer libremente de fondos públicos -y libremente significa sin pasar por los filtros de la Administración- porque son presupuestos que no tienen control parlamentario".

"El incumplimiento del Mapa Escolar beneficia a un sector minoritario, retrógado y afín al PP"

Pregunta. A este modus operandi "poco transparente" se suma el retraso acumulado en las construcciones aprobadas por el PP en 1996, y sobre todo en ciudades medias donde el ladrillo ha crecido a un ritmo galopante, se sigue liberando suelo para proyectar complejos comerciales o de ocio, pero no para uso escolar. ¿Tiene todo esto algo que ver?

Respuesta. Desde luego, resulta sospechoso ver que en ciudades como Alicante, Calpe, Dénia o Torrevieja donde ha habido un desarrollo urbanístico increíble -y donde la capacidad de urbanización de un municipio se ha triplicado y cuatriplicado- no haya suelo público para un colegio. Es sorprendente.

P. ¿Qué está pasando?

R. Están pasando varias cosas. Con el PP existe una seña de identidad, una especie de distintiva de su gestión que es reconocible en todas las ciudades, y que responde a tres características. La primera, es la voluntad política de convertir en negocio todo lo que son servicios públicos. Por ejemplo, en un país donde faltan muchísimas plazas de residencias para ancianos, montar una residencia privada se ha convertido en un verdadero negocio. Eso es así. Y en Educación está pasando lo mismo: se ha convertido en un negocio que el Mapa Escolar no se lleve adelante. Y el incumplimiento del Mapa Escolar a quien perjudica es a la mayoría de la sociedad valenciana. Pero beneficia sólo a una parte muy minoritaria que tiene negocios lucrativos dentro de lo que es el sistema educativo. Lo vemos cuando se permite la ampliación de suelo municipal para centros privados; cuando se conceden licencias para urbanizar a promotoras privadas, como ocurre en Alicante o está sucediendo en Valencia ciudad. Y no me estoy refiriendo al sistema tradicional de conciertos que se establecieron con las escuelas concertadas, que cumplen con la legalidad.

P. ¿Se refiere a la escalada de conciertos con colegios de élite y del Opus que alcanzó su clímax entre 1997 y 1999, coincidiendo con un trienio donde la ejecución del gasto para infraestructuras educativas cayó al límite?

R. A eso me refiero. Fueron años en los que el Mapa Escolar debía de haber recibido un impulso importante y en los que no se hicieron las inversiones correspondientes en los centros públicos. Pero, en cambio, sí se concertó con centros privados, elitistas, carísimos en sus matrículas y mensualidades para los padres, o religiosos que no cumplen con el principio constitucional de la coeducación, y que, en cambio, han sido premiados como el nuevo modelo educativo del PP.

P. ¿O sea, que el dinero del Mapa se fue para ampliar los conciertos de ESO al estar terminados los institutos públicos?

R. Efectivamente. Se consolidó un sistema dual al que los padres se han visto abocados hoy -no por vocación, porque piensen que ya no quieren estar en la escuela pública- sino porque se ven forzados ante todas las trabas que la propia Administración del PP ha puesto al primar el sistema privado. Y todo esto se ha premiado con dinero público, mientras se está mermando la escuela pública. Por tanto, el incumplimiento del Mapa Escolar es un hecho político y consciente que beneficia a un sector minoritario, pero claramente retrógrado dentro del sector de la educación y vinculado al PP.

P. Siguiendo esta estructura causal y de vinculaciones, se deduciría que hay un interés concreto para frenar un Mapa Escolar que supone 40.000 plazas públicas más en el mercado educativo.

R. Claro. Si lo hubiéramos terminado ahora tendríamos un sistema de cobertura de Infantil público de 0 a 3 años, que hoy es totalmente privado porque no hay apenas oferta pública, y una plantilla de profesorado incorporado a la red educativa pública.

P. Todo esto parece una confluencia de intereses inmobiliarios, patronales educativas y un sector de la derecha más dura...

R. Se trata de una confluencia de intereses políticos y económicos. Políticos, porque coincide con el ideario del PP el ir desmontando y desmantelando los sistemas de servicios públicos para convertirlo en negocio. En este momento en la Comunidad Valenciana las plazas privado-concertadas superan a las públicas. Y eso coincide con el ideario del PP. Y en segundo lugar está vinculado con unos intereses económicos que el PP está relacionando de manera muy estrechísima con determinados constructores -o mejor dicho macroemepresas- que acaban estando vinculadas al PP. Creo que es vox populi que aquí quien quiera concurrir a un concurso público necesita algún padrino tipo Fabra.

P. Los datos de matrícula oficiales confirman, efectivamente, que en Valencia prima la enseñanza privada.

R. Sí. Pero el PP además ha sido muy ladino al llevarse a los usuarios de la escuela pública hacia la privada -como si se tratara exclusivamente de clientes- pero sin adelantarles el ideario...

P. Bueno. En este momento ya empiezan a sonar voces dentro del PP cansadas de que el Gobierno siga abanderando la ortodoxia del déficit cero, mientras la escalada de reformas como la LOU y la LOCE van a cargo del presupuesto autonómico...

R. Claro, lo que está pasando es que a nivel estatal se está llevando un modelo absolutamente caótico de cara al mantenimiento de los servicios públicos, que dejan en manos de los ayuntamientos y las autonomías, y éstos no pueden más si lógicamente no tienen el dinero para llevarlo adelante no se puede. Además acabamos de ver, con los últimos informes de la Comisión Europea, que la inversión estatal en educación, sanidad, servicios sociales en puntos del PIB y en pesetas constantes y sonantes ha caído en picado. ¿Qué ocurre? Que los ciudadanos protestan cada vez más en los ayuntamientos por no recibir los servicios en condiciones mínimas.

P. ¿Qué propone el PSPV?

R. Cambiar radicalmente el modelo de educación pública-privada del PP. Tiene que haber un sistema de educación donde los centros que quieran recibir fondos públicos se acojan a los principios constitucionales del sistema público. Y acogerse a este sistema significa que no puede haber selección del alumno en función de criterios sociales o baremos económicos en la selección: hay que hacer una integración de la diversidad, y conseguir que todos los niños convivan en un mismo marco de derecho constitucional. Eso es lo que se ha roto primando determinadas ideologías al subvencionarlas. Y, simultáneamente, hay que hacer una apuesta económica decidida para llevar adelante toda la construcción de centros públicos y elevar el presupuesto público para garantizar el nivel de mantenimiento y de funcionamiento de calidad que requiere. Lo que no puede ocurrir es que yo, defensora de la escuela pública, tengo un grave problema porque con el actual sistema de baremación, en una familia clase media (con padre y madre trabajadora) en este momento es imposible que acceda a una plaza pública.

El PP lo que ha conseguido es romper la libertad de elección de centros educativos. Yo no puedo elegir una plaza pública porque el sistema de admisión me lo impide,por el baremo económico, desviándote a la privada. De modo que, de manera indirecta, lo que se está consiguiendo es que la educación pública se quede como subsidiaria de servicio social de inmigrantes, de quienes tienen menos recursos o provienen de familias desestructuradas. Y eso es lo que tiene que cambiar radicalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50