Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuadro 'Las lágrimas de san Pedro', de Velázquez, no encuentra comprador

La obra, de la etapa sevillana, se subastó ayer en Madrid a partir de ocho millones de euros

El cuadro Las lágrimas de san Pedro, pintado por Velázquez entre 1617 y 1619, no encontró ayer comprador en la subasta organizada por la firma Alcalá Subastas, de Madrid (Velázquez, 2, www.articuarius.com). La obra tenía un precio de salida de ocho millones de euros, un récord de subasta tras la reciente salida de La cabeza del apóstol, que tampoco superó la venta. La obra velazqueña, de su periodo sevillano, fue declarada bien de interés cultural y, por tanto, inexportable. Los organizadores no descartan una transacción privada con coleccionistas y museos.

"No me sorprende que no se haya vendido", declaró ayer el historiador del arte Alfonso E. Pérez Sánchez, ex director del Prado, que ha presentado Las lágrimas de san Pedro en dos exposiciones y no tiene dudas sobre la autoría velazqueña. "Estoy convencido de que el cuadro es de un Velázquez joven, no inferior a otras obras de la misma época. Está en mal estado de conservación, sobre todo la parte baja y el paisaje, que ha perdido materia, pero la cabeza, las manos y los pies son de una intensidad prodigiosa".

El consejero delegado de Alcalá Subastas, Gonzalo Mora, señala que al haber sido declarada inexportable, "se reduce considerablemente tanto la cotización de la pintura como el número de pujantes que concurren a la subasta". Añade que hay coleccionistas e instituciones "interesados en la pieza". Richard Willermin, experto en pintura del Siglo de Oro de la misma sala, declaró a Europa Press que es probable que los propietarios retiren la obra del mercado. "Teníamos pocas esperanzas de que esta pintura alcanzara un comprador. Es una obra que sólo puede estar en un museo". Añadió que es una de las últimas oportunidades de comprar uno de los escasos velázquez en manos privadas.

El lote de Velázquez fue el más importante de dos días de subastas, con pinturas, muebles, bronces y tapices de los siglos XVIII y XIX. La pintura Las lágrimas de san Pedro ha estado expuesta en los últimos diez días, con la presencia continua de un vigilante. El óleo sobre lienzo, de 132 por 98,5 centímetros, se ha expuesto desde 1999 en muestras celebradas en Sevilla, Bilbao, Roma y Murcia, con la catalogación a cargo de Manuela Mena, Alfonso E. Pérez Sánchez y Cristina Torres-Fontes. Procede de una colección privada de Sevilla a la que ha pertenecido desde el siglo XIX y los propietarios actuales quisieron sacarla a subasta tras intentar la venta a particulares y museos en los últimos años, desde un precio inicial de 12 millones de euros. Para los profesionales de las subastas se trata de un "cuadro quemado" y los organizadores de la subasta reconocen que no era el momento apropiado, además de ser declarado inexportable y bien de interés cultural (BIC). En contra actuaba la reciente compra por el Estado de otro cuadro de Velázquez, El barbero del

Papa, adquirido en Nueva York por 23 millones de euros y depositado en el Prado. Otras posibilidades eran coleccionistas privados, empresas o el Museo de Bellas Artes de Sevilla, mediante pago por impuestos. En el museo sevillano hay otra versión del modelo original de Velázquez, atribuida a Herrera el Viejo, y se conocen otras composiciones del tema en colecciones privadas. El apóstol aparece de cuerpo entero, sentado sobre una roca con las piernas cruzadas y las manos entrelazadas sobre la rodilla. El cuadro de Velázquez se sitúa en la misma época en que pintó Músicos de Berlín, La vieja friendo huevos y Aguador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 2004