Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Calidad en educación

Ante la cercanía del 14 de marzo electoral, y desgranando las infladas propuestas de precampaña de los diferentes partidos políticos, compruebo lo "virtual" de sus promesas, sobre todo en el sobresaliente tema de la educación.

Dado que la educación es la base de nuestra sociedad y que nuestra sociedad "real" está compuesta por las personas que la vivimos, les regalo una propuesta electoral a todos los comités de expertos que elaboran las campañas de los contendientes electorales, una promesa de fácil ejecución y barata: estabilizar al profesorado interino, 80.000 personas que ya están ocupando un puesto de trabajo, que tienen la experiencia necesaria para que "el arte de educar" aporte calidad a la educación de nuestros niños/as y adolescentes, la experiencia de muchos años de trabajo en las condiciones más precarias, conflictivas, diversas y cambiantes. La experiencia de las relaciones con el alumnado, madres y padres, derivadas de la acción tutorial encargada siempre a nuestro colectivo. La experiencia en la resolución de conflictos en las aulas. La experiencia en la transmisión de conocimientos y valores de persona a persona.

Además, es casi gratuito, porque el colectivo del profesorado interino ocupa puestos de trabajo reales que ya están creados. Y también se evitaría un agravio comparativo con el colectivo de trabajadores/as interino de la sanidad española, al que ya se le solucionó su precariedad aportando así también calidad a nuestro sistema de salud.

Sólo falta la voluntad política de hacerlo y la necesaria reivindicación sindical para solucionarlo. Es un buen momento para prometerlo y llevarlo a cabo, hay elecciones a la vista, y la educación no desaprovecharía la experiencia de nuestra profesionalidad ya demostrada una y mil veces en el día a día de las aulas de nuestros colegios e institutos de nuestros pueblos y ciudades, y se acabaría con una situación laboral y social injusta.

Apostemos por las personas, apostemos por la experiencia, apostemos por la calidad, apostemos por el arte de educar. ¡Propónganlo, expertos! La sociedad se lo agradecerá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de febrero de 2004