Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU respalda al máximo líder chií y defiende elecciones directas en Irak

El enviado de Kofi Annan está de acuerdo con el ayatolá Sistani, aunque sin plazos concretos

"El sayed insiste en que se celebren elecciones y le apoyamos al cien por cien", declaró ayer Lajdar Brahimi tras entrevistarse con el líder espiritual de los chiíes, Alí Husein Sistani, en Nayaf. Brahimi, que encabeza la misión de la ONU para evaluar la viabilidad de convocar unos comicios legislativos en Irak antes del próximo 30 de junio, no dijo, sin embargo, cuándo podrían realizarse y subrayó la necesidad de que estén "bien preparados". El ayatolá Sistani encabeza las críticas al plan de EE UU para entregar el poder a un Gobierno designado y pide que sea elegido. Su exigencia parece difícil de conjugar con la actual situación de inseguridad que se vive en el país.

Brahimi llegó a la residencia del líder religioso fuertemente escoltado. El diplomático argelino cubrió a pie los escasos 50 metros que hay desde la calle de Sadiq hasta la casa donde Sistani vive recluido desde hace al menos seis años y en cuyo piso inferior tiene sus oficinas. Tanto la estrecha callejuela del Mensajero como sus alrededores rebosaban de policías, miembros de la defensa civil y guardaespaldas iraquíes de la ONU. No en vano, en las 48 horas anteriores dos atentados causaron un centenar de muertos en Bagdad y Iskandariya.

"Estamos de acuerdo con el sayed en la necesidad de unas elecciones", manifestó Brahimi utilizando el título que los chiíes dan a los descendientes de Mahoma. No obstante, el enviado de la ONU subrayó que "deberían prepararse bien y tener lugar en las mejores condiciones posibles, para que den el resultado que desean Sistani, el pueblo de Irak y Naciones Unidas". De sus declaraciones no fue posible deducir si el gran ayatolá había manifestado disposición a ser flexible respecto a la fecha de las elecciones. La oficina del líder religioso no hizo comentario alguno sobre la audiencia, que se prolongó durante dos horas.

Filtraciones difundidas en la prensa norteamericana han dado a entender en los últimos días que tanto la ONU como Washington estudian posponer el traspaso de poder para hacer posibles unos comicios previos. Tal eventualidad choca tanto con la insistencia de los miembros del Consejo de Gobierno iraquí en mantener la fecha del 30 de junio como con el temor de los asesores del presidente George W. Bush a que un retraso pueda perjudicar las perspectivas electorales de éste. La opinión de la calle también se hizo oír en Nayaf, la ciudad donde reside Sistani, a 160 kilómetros al sur de Bagdad.

"¡No a la designación, sí a las elecciones!", coreaban centenares de personas congregadas en los alrededores de la casa del ayatolá. "Sí, sí a Sistani", repetían los habitantes de esta ciudad santa chií. Los chiíes representan el 60% de la población de Irak, de ahí que Estados Unidos no quiera alienar a su líder religioso. Con su actitud de no confrontación, Sistani -que se ha negado a recibir a los dirigentes de EE UU, incluido el administrador Paul Bremer- ha logrado que su comunidad colabore con la coalición que gobierna Irak desde el derribo del régimen de Sadam Husein, en abril de 2003.

Sin embargo, otros sectores del país, tal vez con ayuda exterior, tratan de boicotear el proyecto democratizador impuesto por Estados Unidos en Irak. Washington ha previsto la selección de una Asamblea Nacional entre los notables de las 18 provincias del país para que designe al Gobierno transitorio al que la Administración Provisional de la Coalición entregará el poder el próximo 30 de junio. Portavoces militares de EE UU han advertido estos días de que temen una intensificación de los atentados a medida que se aproxime esa fecha.

Es precisamente esa falta de seguridad lo que aducen muchos iraquíes, en especial entre la comunidad suní, para oponerse a unas elecciones inmediatas. "La inestabilidad no se circunscribe a una zona determinada del país", manifiesta a esta enviada Muzanna Harez al Dari, portavoz del Comité de Pensadores Religiosos Musulmanes (una organización religiosa suní con claras opiniones políticas). "Hay incidentes violentos en Mosul, en Kirkuk, en Bakuba, en Faluya, en Ramadi, en Bagdad, incluso en Erbil", denuncia. "Pero, además, ¿cómo vamos a votar cuando estamos bajo una ocupación militar?". La minoría suní ha gobernado Irak desde su independencia.

Una vez concluida la entrevista entre Sistani y Brahimi, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, aseguró que "está emergiendo el acuerdo sobre las elecciones directas en Irak", aunque se mostró cauteloso sobre la fecha en la que podrían celebrarse los comicios.

[Un soldado estadounidense ha sido arrestado por intentar pasar información y comunicarse con Al Qaeda, según informó anoche un alto funcionario de Defensa, informa France Presse. Al soldado Ryan Anderson, de la Guardia Nacional del Estado de Washington, y que debía ser destinado proximamente a Irak, se le podría inculpar por "asistencia al enemigo".]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2004