La glorieta de Embajadores tendrá en 2008 dos museos nacionales

El edificio acogerá Artes Decorativas, Reproducciones Artísticas y salas de exposiciones

La antigua fábrica de tabacos de Madrid, un edificio neoclásico situado en la glorieta de Embajadores, se convertirá en 2008 en un nuevo espacio para la cultura y el arte, con una inversión de 34,5 millones. La construcción contendrá, tras su rehabilitación, las sedes de los museos nacionales de Artes Decorativas y de Reproducciones Artísticas, salas de exposiciones temporales del Ministerio de Educación y Cultura y espacios comunes (laboratorios, almacenes, documentación) de los museos estatales. En mayo se convocará el concurso público de anteproyectos.

"La primera vez que visité los espacios del edificio me quedé fascinada", afirmó ayer la ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, en la presentación del proyecto. El nuevo espacio para el arte forma parte del Plan Integral de Museos Estatales, que afecta a infraestructuras, patrimonio y recursos humanos. "La recuperación de la antigua fábrica puede generar dinamismo cultural para la zona y dentro del eje de museos".

El estudio de viabilidad del proyecto, realizado el año pasado, destaca la situación idónea de la antigua fábrica de tabacos (Embajadores, 53), en una zona que prolonga los museos Thyssen-Bornemisza, Prado y Reina Sofía y el centro La Casa Encendida. También aplaude el uso museístico del inmueble tras su restauración, la buena situación de su construcción a pesar del abandono de los últimos años y la ampliación de la superficie construida hasta los 31.211 metros cuadrados, de acuerdo con el Plan General de Ordenación Urbana.

El edificio, construido entre 1780 y 1792, de tres plantas y un sótano, de propiedad estatal, adscrito al Ministerio de Educación y Cultura en 2003, tiene un total de 28.374 metros cuadrados. El proyecto que salga del concurso público distribuirá los espacios para el actual Museo de Artes Decorativas (Montalbán, 12), sin posibilidad de ampliación para sus 65.000 piezas, de las que se exponen 12.000, y el de Reproducciones Artísticas, con sus fondos almacenados desde hace dos años al extenderse el nuevo Museo del Traje por las salas del antiguo Museo Español de Arte Contemporáneo, en la Ciudad Universitaria, cuya apertura está prevista para marzo.

El edificio, los dos museos estatales y las salas de exposiciones tienen una "historia azarosa", según dijo la subdirectora general de Museos Estatales, Marina Chinchilla, en la explicación con ordenador del nuevo espacio cultural, que cumplirá los objetivos de recuperar un edificio histórico (declarado bien de interés cultural), revitalizar un área urbana, mejorar los servicios de los museos estatales y dar a Cultura un espacio para exposiciones temporales. "Será una operación de máxima rentabilidad cultural, social y económica", dijo Chinchilla.

Proyectado por Manuel de la Ballina, colaborador de Sabatini, el edificio de Embajadores comenzó como real fábrica de aguardientes y naipes, y en 1809 se convirtió en fábrica de tabaco y rapé. De planta rectangular, tiene tres patios, uno central ajardinado y dos laterales cubiertos y arcados, característicos de la arquitectura civil del XVIII. En 1903, el arquitecto Salvador y Carreras sustituyó la planta de desvanes por un nuevo nivel, con los espacios más luminosos y abiertos, que se podrían dedicar a las exposiciones temporales.

El de Artes Decorativas, museo desde 1871, pide un cambio de sede al no aumentar sus fondos y visitantes, mientras que el de Reproducciones Artísticas, abierto en 1881, no tiene sede tras recorrer varios edificios, hasta ser almacenada su colección de copias de escayola para la enseñanza del arte ante la próxima apertura del Museo del Traje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50