Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La revolución digital obliga a Kodak a suprimir 15.000 empleos

El ajuste, que no afectará a España, supone el 23% de la plantilla

La revolución de las cámaras digitales tiene un precio. Kodak, la mayor compañía de fotografía del mundo, presentó ayer un dramático proceso de reestructuración para dar el salto desde el negocio tradicional de fabricación de cámaras y carretes hacia el nuevo mundo digital. Este cambio conllevará el despido y la jubilación anticipada de hasta 15.000 empleados, el 23% de su plantilla global. Según la empresa, el impacto será "mínimo" en España, donde Kodak tiene 410 trabajadores.

El gigante fotográfico estadounidense prevé reducir así los costes en 1.000 millones de dólares anuales hasta 2007 y quiere desarrollar su negocio tradicional de fotografía en los mercados emergentes en Asia y América Latina. El ajuste laboral fue anunciado ayer después de que el grupo informara de que registró un beneficio neto en 2003 de 265 millones de dólares (208 millones de euros), lo que supone un descenso del 65,6% frente a 2002.

La ejecutiva de Kodak, desde su sede en Rochester, en el Estado de Nueva York, calificó el nuevo modelo empresarial como "de bajo coste" y "flexible". Dos principios que se mencionan reiteradamente en la nota en la que la compañía explica los puntos del drástico plan de reajuste y que responde a la fuerte caída en las ventas de las cámaras fotográficas con carrete en EE UU, Canadá y Europa. "Para competir en el mercado, debemos tener una estructura que permita movernos con mayor rapidez para sacar rendimiento a la promesa digital", afirmó el presidente ejecutivo de Kodak, Daniel Carp.

Para ello, Kodak prevé recortar un 23% su plantilla global, entre 12.000 y 15.000 asalariados, sin especificar dónde se producirán los despidos. Los recortes se realizarán de forma "selectiva" en los centros manufactureros donde se reduzca la producción, especialmente en el mercado fotográfico tradicional. La intención es desarrollar este negocio en los mercados emergentes como China, India, Rusia, Brasil y México. En EE UU, Canadá y Europa se venderán sólo cámaras digitales y películas. También se reducirá plantilla administrativa y de otras áreas.

Impacto en España

En España, donde la empresa emplea a 410 trabajadores, el impacto será "escaso o mínimo", aseguró ayer la empresa. La matriz española argumenta que su estructura actual es la "adecuada" para su estrategia de crecimiento. "Claro que dolerá a los que tengan que dejar la compañía", dijo el presidente de Kodak. "El plan es consecuencia de la realidad del mercado", añadió el jefe operativo, Antonio Pérez. Los resultados presentados evidencian una caída del beneficio del 83% sólo en el cuarto trimestre. "Esos cambios son absolutamente necesarios", insistió.

Con esta reestructuración, explica la compañía, podrán ahorrarse hasta 1.000 millones de dólares anuales hasta 2007. Pero para llevar adelante el plan deberá desembolsar entre 1.300 y 1.700 millones de dólares durante los próximos tres años. El 53% de esa cantidad se destinará a pagar las indemnizaciones por despido y jubilaciones anticipadas. El resto se utilizará para otros gastos extraordinarios.

En paralelo a los recortes de plantilla, Kodak prevé reducir un tercio la dimensión de sus centros de producción. El plan se completa con la adquisición de PracticeWorks, líder mundial en imágenes dentales digitales, Algotec Systems, especializada en el archivo de imágenes, y la compra de Scitex Digital Printings, líder en el mercado de las impresoras a inyección de tinta. También se anuncia una importante inversión en Lucky Film, lo que le permitirá reforzar su posición en los mercados asiáticos.

El 78% de la inversión de la compañía se dedicará a desarrollar nuevos equipos digitales. El mensaje fue captado por los mercados y los títulos de Kodak en Nueva York registraron ayer subidas de hasta el 10%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 2004