Los dolores de cabeza matinales se asocian con trastornos depresivos y de ansiedad

Las cefaleas matinales afectan aproximadamente a una de cada 13 personas en la población general y están asociadas con los trastornos depresivos y de ansiedad. Éstas son las dos principales conclusiones de un estudio publicado el 12 de enero en la revista The Archives of Internal Medicine, de la Asociación Médica Americana (AMA), realizado en España y otros cuatro países europeos.

El despertarse con dolor de cabeza se ha asociado tradicionalmente con trastornos del sueño. Y, por otros estudios, ya se sabía que existe una elevada asociación entre la cefalea matinal y el síndrome de apnea obstructiva del sueño y los ronquidos.

El trabajo ha sido realizado por Maurice M. Ohayon, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, que estudió la incidencia de las cefaleas matinales crónicas en la población en general y su relación con las categorías sociodemográficas, el uso controlado de sustancias, y los trastornos clínicos, del sueño y mentales. Para ello utilizó un cuestionario telefónico para entrevistar a 18.980 personas (mayores de 15 años) representativas de las poblaciones de Reino Unido, Alemania, Italia, Portugal y España. Los cuestionarios incluían preguntas sobre las cefaleas matinales, los trastornos clínicos, el uso de sustancias psicoactivas y los trastornos del sueño y mentales.

En conjunto, la incidencia de la cefalea matinal crónica fue del 7,6%. El 1,3% de los entrevistados contestó que padecía cefalea "a diario"; el 4,4%, "a menudo", y el 1,9% de la muestra entrevistada, "a veces". Los porcentajes eran mayores en las mujeres que en los hombres (8,4% frente al 6,7%) y en las personas de 45-64 años (aproximadamente el 9%).

De acuerdo con el estudio, los factores más significativos asociados con la cefalea matinal crónica eran la ansiedad y los trastornos depresivos.

Ohayon descubrió también que la cefalea matinal crónica estaba significativamente asociada con trastornos respiratorios del sueño, la hipertensión, las enfermedades musculoesqueléticas, el uso de medicación ansiolítica y el elevado consumo de alcohol. "Este tipo de cefaleas son un buen indicador de trastornos depresivos importantes y de trastornos insomnes. Sin embargo, al contrario de lo que antes se había sugerido, no están específicamente relacionadas con los trastornos respiratorios del sueño", escribe Ohayon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de enero de 2004.