Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dice que "no se derivan responsabilidades" del 'caso Yak-42'

España tranquiliza a la OTAN sobre la investigación de Defensa

El Gobierno intentó ayer quitar hierro al informe del Ministerio de Defensa sobre el accidente del Yak-42, en el que murieron 62 militares españoles el pasado 26 de mayo, que admite que las reiteradas quejas de los mandos no sirvieron para corregir las irregularidades de los vuelos y responsabiliza de ello a la agencia NAMSA de la OTAN, a través de la cual se fletaron los aviones ex soviéticos. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Eduardo Zaplana aseguró que del contenido del informe, difundido ayer por EL PAÍS, "no se derivan responsabilidades para nadie". Según el ministro portavoz, el documento de Defensa

"no es un informe sobre las causas del accidente, sino un análisis de un coronel jurídico militar sobre el procedimiento de contratación y el seguimiento de este proceso. Y del mismo no se derivan responsabilidades para nadie".

Zaplana sólo admitió que "hay un elemento de discusión y es precisamente el seguro de vida de los pasajeros", que nunca se suscribió, aunque era obligatorio. "Esa cuestión", agregó, "ya fue resuelta por el Gobierno, que adelantó un crédito extraordinario. Estamos intentando y no tenemos dudas de que conseguiremos recuperar al final el dinero".

El informe subraya que las 14 quejas elevadas por los mandos españoles fueron comunicadas por el Estado Mayor Conjunto a la NAMSA, que en algunos casos impuso penalizaciones económicas a las compañías aéreas.

"Pero esta medida", agrega el instructor de la investigación, "no surtió el efecto deseado de corrección [de las irregulari-dades], a la vista de la reiteración en incumplimientos oportunamente denunciados". El informe subraya que tres de las quejas, "las más graves", afectaban a "la misma seguridad de la aeronave" y que una de ellas era anterior al accidente, por lo que cuestiona que NAMSA cumpliera sus obligaciones como "garante de la correcta ejecución del contrato".

El embajador de España ante la OTAN, Juan Prat, informó ayer del contenido del documento al jefe del gabinete del nuevo secretario general de la organización, el ex ministro de Asuntos Exteriores holandés Jaap de Hoop Scheffer, quien se encontraba de visita oficial en Bosnia y Kosovo. El diplomático español recalcó que se trataba de un informe preliminar "que en ningún modo ha sido ya asumido ni por el ministro [Federico Trillo-Figueoa] ni por el Gobierno", ya que la propia investigación de las autoridades turcas no ha concluido.

"Damos por buenas las explicaciones de que las conclusiones no son definitivas ni menos aún representan la postura política del Gobierno español", declaró un portavoz de la OTAN.

Curra Ripollés, representante de la asociación de familiares, dijo que el informe demuestra que el Yak-42 "nunca debió volar", mientras que la diputada socialista María del Carmen Sánchez criticó la "gran pasividad" de Defensa en el control de los vuelos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2004