Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI da el primer aprobado a Argentina por los logros conseguidos

El presidente del Fondo Monetario, Horst Köehler, anticipó ayer al presidente argentino, Néstor Kirchner, que había aprobado la revisión de las metas comprometidas para el primer trimestre luego del acuerdo firmado con Argentina el pasado septiembre. La demora en la decisión del FMI, basada supuestamente en las compensaciones pendientes a los bancos obligados a devolver los depósitos en dólares luego de la devaluación del peso en enero de 2002 y en los reclamos para que se destine parte del excedente del superávit fiscal de 2004 a aumentar la oferta de pago a los acreedores privados, habían provocado tensión en la relación con el Gobierno argentino.

El presidente Néstor Kirchner denunció públicamente las presiones del Fondo Monetario y estaba dispuesto a convocar a un plebiscito nacional para que los ciudadanos se manifestaran a favor o en contra de aceptar las nuevas exigencias. Según Kirchner, "antes de atender a la deuda externa hay que pagar la deuda interna". El paro en Argentina supera el 20%, más de la mitad de la población es pobre y ocho millones de indigentes dependen de un subsidio de 40 euros al mes. Argentina ofreció a sus acreedores privados pagar 88.000 millones de dólares con una quita promedio del 75% sobre el valor nominal de los títulos de deuda.

El jefe del gabinete de ministros del Gobierno argentino, Alberto Fernández, aseguró anoche que las metas del primer trimestre desde que se cerró el acuerdo el pasado septiembre se aprobaron "sin ninguna modificación" con relación al 3% de superávit pactado para destinar al pago de los acreedores en 2004, y sólo quedaba por cumplir ahora con los "trámites formales".

Un portavoz del Ejecutivo dijo a este periódico que "las instrucciones del presidente siempre fueron las mismas: cumplir con lo que se firmó para que Argentina sea al fin reconocida como un país serio". La subdirectora gerente del Fondo Monetario, Anne Krueger, adelantó la decisión favorable a la aprobación del acuerdo en una carta que dirigió al ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna.

Lavagna agradece a EE UU

El Banco Mundial había suspendido un programa de créditos para Argentina ante la demora del FMI en la aprobación de las metas, una decisión postergada desde el pasado 17 de diciembre. El ministro Lavagna admitió "el papel muy importante y sumamente positivo" del Gobierno de Estados Unidos en la decisión del Fondo Monetario. Según Lavagna, hubo presiones sobre el directorio del FMI "para aumentar los compromisos en favor de los acreedores privados de la deuda externa argentina, pero no se cambió ni una sola coma y no hay ninguna diferencia con la carta de intención" firmada el pasado septiembre que permitieron al país prorrogar pagos a los organismos internacionales de crédito por más de 12.000 millones de dólares. Si el FMI no aprobaba la revisión de las metas, el próximo marzo Argentina debía afrontar con reservas un pago de 3.000 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2004