Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva York despliega 150 policías para guardar el orden en 12 escuelas

Poco a poco, la policía neoyorquina se está convirtiendo en el último bastión de la autoridad en la escuela. La alcaldía de Nueva York ha decidido desplegar 150 agentes en los doce centros escolares más problemáticos para tratar de imponer el orden. Desde hace unos años, los centros públicos, que deben lidiar con la pobreza y la marginación de sus alumnos, recurren con más frecuencia al sistema legal ante los problemas de disciplina.

De momento, los 12 centros afectados sólo representan el 3% del millón de escolares de Nueva York, pero en ellos se produjo el 13% de los incidentes del año pasado. Están en barrios conflictivos, el Bronx y el Brooklyn más desfavorecido y, en algunos casos, las familias de los alumnos viven bajo el nivel de pobreza.

"Hemos llegado a una situación en que todo está permitido: los profesores no trabajan con seguridad y los estudiantes no aprenden", dijo el alcalde Michael Bloomberg al anunciar la iniciativa. "Hemos reducido el crimen en la ciudad, todo el mundo pensaba que era imposible, y creo que también podemos reducir el crimen en las escuelas".

Apoyo de los maestros

La medida es bien acogida por los maestros. "Hay demasiados estudiantes descontrolados", comentó Stephen Fanti, profesor de sociología en la Sheepshead Bay School de Brooklyn. "Espero que pronto se resuelva esta situación y podamos salir de la lista".

El problema de la inseguridad en los centros neoyorquinos no es nuevo. Muchos han tenido que instalar detectores de metales en la entrada (los cedieron amablemente a la policía el día de fin de año para controlar el acceso a Times Square). De hecho se pensó en ampliar las medidas extraordinarias a 30 centros, pero al final han sido menos.

En la Adlai Stevenson High School del Bronx, una de las escuelas con la nueva vigilancia, se produjeron 14 asaltos en 2003, más de la mitad que en el año anterior.

Los responsables escolares congregaron a sus alumnos para informarles de la llegada de la policía. "El director nos dijo que a partir de ahora esto será como una comisaría", dijo a The New York Times Edwin Daz, de 14 años, de la escuela Washington Irving, situada en uno de los barrios más pobres de Manhattan. "Es necesario, porque mucha gente viene con armas".

Pero no es sólo Nueva York. Hace unos días la prensa se hacía eco de otro incidente. El director de una escuela de Toledo (Ohio), que no convenció a una alumna de 14 años de seguir las normas de conducta del centro (que básicamente prohíben vestirse como Britney Spears), recurrió a la policía: una agente llegó, esposó a la chica y la llevó a un centro de detención de menores donde permaneció varias horas, hasta que su madre vino. Ha habido más de 20 casos así en la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2004