Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro creció en 2003 por tercer año consecutivo con 23.419 desempleados más

La subida mensual de diciembre es la peor de los últimos 10 años y la tasa rebasa el 9%

El paro registrado en el Inem ha crecido en 2003 por tercer año consecutivo. El registro se cerró en diciembre con 23.419 desempleados más que en 2002, un aumento que, sumado a los de los dos ejercicios anteriores, eleva en 155.105 el colectivo de nuevos parados. La tasa de paro sobrepasa así la barrera del 9% (9,04%), ligeramente inferior al 9,14% de 2002. Aunque la subida del desempleo es menor que la contabilizada en 2002, el dato mensual ha consagrado el peor diciembre de los últimos 10 años, con 12.290 parados más que en noviembre. Pero los contratos lograron el mejor dato de la serie, con 14,6 millones.

La lucha contra el desempleo, una de las principales banderas que el Partido Popular ha enarbolado desde su llegada al poder, en 1996, lleva tres años seguidos sin dar una alegría al final del ejercicio. El paro cayó ininterrumpidamente entre 1995 y 2000, hasta lograr casi 1,1 millones de desempleados menos, pero en los últimos ejercicios se ha revertido la tendencia. Los 23.419 parados más alistados durante 2003 suponen, no obstante, alrededor de una quinta parte de los registrados en 2002 (113.224). Con esta evolución anual, el número de parados asciende ya a 1.711.487, lo que eleva la tasa de paro al 9,04% de la población activa. El desempleo no había sobrepado esa barrera del 9% desde el pasado marzo. No obstante, el paro medido según la Encuesta de Población Activa (EPA), la única cifra de homologación europea, eleva la tasa al 11,17%.

A pesar de la mejora de 2003 con respecto a 2002, el resultado es más desfavorable al observar sólo el mes de diciembre. Las cifras de paro de ese periodo suponen las peores alcanzadas en dicho mes desde 1993, año en el que España estaba inmersa en una recesión económica. Así, el mes pasado, 12.290 personas pasaron a ser nuevos parados, un dato que supera los 10.100 de diciembre de 2002.

El aumento del desempleo en el último año se ha centrado en servicios y construcción, precisamente los dos sectores con más actividad. En el primero se han producido 23.375 parados más que en diciembre de 2002, y en construcción, 12.448. El resto de los colectivos (agrícola, industrial y sin empleo anterior) redujo su nivel de paro en el año.

Ese empeoramiento de las cifras se ha repartido de forma muy similar entre hombres (12.700 nuevos parados) y mujeres (10.719). No obstante, las tasas de paro aún continúan muy alejadas. El desempleo masculino se sitúa en el 6,44% (frente al 6,41% de 2002). Ese porcentaje supone la mitad del femenino (12,87%, inferior al 13,27% de 2002).

Mujeres jóvenes

El colectivo más favorecido por las cifras de desempleo es el de mujeres por debajo de los 25 años. Pese a que en este grupo se concentra gran parte de la precariedad laboral del país, un total de 10.007 jóvenes paradas dejaron de serlo en 2003, lo que supone una caída del 6,81%, la más acusada de todas.

Frente a la atonía de los datos del paro, la contratación evolucionó de forma mucho más positiva a lo largo del año, con un aumento del 18,59% en los contratos registrados en diciembre respecto a un año antes. El Gobierno explica la aparente contradicción entre creación de empleo y aumento del paro del siguiente modo: el número de nuevos puestos de trabajo no deja de aumentar, pero a mucha más velocidad crece la población activa (colectivo de personas en edad y disposición de trabajar), por lo que los puestos generados no son suficientes para absorber toda la demanda y parte de ese colectivo ingresa en el paro.

Tanto el dato de contratación registrado en diciembre (1,13 millones) como el acumulado en todo el año (14,67 millones) han marcado un récord en la serie histórica del Inem (Instituto Nacional de Empleo). No obstante, al diferenciar entre tipos de contratación, el balance no resulta tan positivo. De todos los contratos firmados en diciembre, sólo el 7,94% tuvieron carácter indefinido, uno de los porcentajes más bajos de los últimos años. Y aunque los 90.215 suscritos en el últimos mes del año superan casi en un 11% los de diciembre de 2002, la evolución acumulada arroja caídas. Entre enero y diciembre de 2003 se han realizado 1,27 millones de contratos fijos, un 1,03% menos que en 2002.

Los contratos temporales, que representan más del 92% del total, crecieron en diciembre muy por encima de los fijos, un 19,29% respecto al último mes de 2002. La media de duración de los contratos eventuales ascendió a 77 días, una cifra que no engloba aquellos contratos en los que el empresario no tiene la obligación de declarar el tiempo inicial por el que se firman (por ejemplo, los contratos por obra y los eventuales por circunstancia de la producción).

Optimismo de Zaplana

Pese al empeoramiento de los datos, el ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, considera que el pleno empleo está "al alcance de la mano", según declaró ayer en Onda Cero. Se considera que una sociedad ha alcanzado este nivel cuando su nivel de paro está por debajo del 5% de la población activa. "En estos momentos el pleno empleo no se considera una utopía", señaló el titular de Trabajo, pese a que ni siquiera el paro masculino, el más reducido, ha rozado ese porcentaje. También la secretaria general de Empleo, Carmen de Miguel, señaló que los últimos datos merecen una valoración "muy positiva".

Frente a este optimismo, la oposición y los sindicatos lamentaron el aumento del paro por tercer año consecutivo. El responsable de política económica del PSOE, Jordi Sevilla, incidió en el dato de diciembre para subrayar que es "el peor de los 10 últimos años". Sevilla destacó también que desde marzo de 2000, momento en que se inició la segunda legislatura del Partido Popular, hay 83.000 personas más sin empleo. Ese dato le permite augurar que el mandato se cerrará con un aumento del desempleo. Javier Alcázar, de Izquierda Unida, atribuyó el incremento del paro a la "incapacidad y el agotamiento de las políticas de empleo del Gobierno".

A las actuaciones del Ejecutivo también aludió UGT, que tachó de "fracaso" su actuación en empleo. Comisiones Obreras consideró "especialmente preocupante" que el paro aumente en construcción y servicios, los dos sectores que sostienen el crecimiento económico español. La patronal catalana Fomento del Trabajo calificó de "negativo" el incremento del paro y espera para este año una mejora del empleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de enero de 2004