Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic censura el pago de 25 millones al hospital de Alzira

Para la institución no se justifica el reembolso por lucro cesante

El Síndic de Comptes censura en su informe que Sanidad incluyera bajo el concepto "lucro cesante" 25 millones de euros en la indemnización que pagó a la empresa que gestiona el hospital de Alzira, y critica la fórmula empleada para calcular esta suma. La cifra era parte de la operación de rescate del hospital previa al nuevo concurso en el que se cedió también al sector privado el control de los centros de salud de La Ribera.

"Ni en el contrato de 19 de junio de 1997 [donde se selló con la empresa que controla Adeslas el acuerdo de gestión del hospital] ni el pliego de cláusulas de explotación contemplaban el supuesto de indemnización por lucro cesante". El Síndic censura de esta forma los 25,4 millones que se incluyeron por parte de Sanidad en el cálculo de la indemnización al hospital de la Ribera por la rescisión del contrato. Pero también critica la fórmula elegida para evaluar esta cantidad. Sanidad partió de la inversión realizada y calculó un porcentaje de beneficio bruto anual del 6% por lo que restaba de concesión. Sin embargo, el Síndic entiende que debería haberse elaborado un sistema que hubiera tenido en cuenta "los resultados de explotación del último quinquenio y la pérdida de valor de las obras e instalaciones". De esta forma se evitaron los resultados negativos de los últimos cuatro años -en 1999 de 1 millón de euros; 0,92 millones en 2000; 0,45 millones en 2001 y 2,67 millones de pérdidas en el resultado neto de 2002-, que, de haberse tenido en cuenta, hubieran variado a la baja notablemente el precio fijado por la Generalitat. Al final, las cuentas que elaboró Sanidad sumaron 25 millones por lucro cesante -que no se recogieron explícitamente en los presupuestos- y otros 43,9 de amortización de la inversión; total: 69 millones de euros. Esta cifra se cruzó con los 72 millones de euros que Sanidad impuso como canon de acceso a la concesionaria del nuevo concurso para tomar el control del hospital y los centros de salud. Finalmente, el mismo grupo de empresas se alzó con el nuevo contrato, por lo que, según Sanidad, el saldo fue positivo a su favor en 3 millones de euros.

El informe se detiene en otros aspectos, como el elevado aumento del pago de 2000 a 2001 en conciertos, especialmente debido al concierto de diagnóstico por resonancias magnéticas. En este sentido, de la revisión de facturas de Eresa, la empresa concesionaria de este servicio en Valencia y Castellón, la auditoría comenta que "no queda suficientemente acreditada la prestación del servicio concertado", por lo que recomienda "que se establezcan los mecanismos de control que procedan".

El informe del Síndic también detecta que en varias empresas y organismos públicos no se cumplen los requisitos para la contratación de personal que rigen en la Generalitat y que "no se han efectuado al amparo de procesos selectivos que garanticen el cumplimiento de los principios de mérito, capacidad, igualdad y publicidad". Respecto a RTVV, aparte de reclamar la elaboración del catálogo de puestos de trabajo encargado en 1997, el informe señala que "se han detectado gastos en concepto de 'presencia de artistas' cuyos importes evidencian la inexistencia de una política limitativa de gastos". También cuestiona aspectos de la gestión, la contratación y la emisión de publicidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de diciembre de 2003