Las lluvias vuelven a aislar una barriada de Jerez y provocan daños en la agricultura

Desalojadas varias familias de núcleos rurales por el riesgo de inundaciones

La barriada rural de La Greduela, en Jerez, volvió a quedar incomunicada ayer por la crecida del río Guadalete. La única salida existente en el lugar, un puente que lleva a la carretera de La Ina, se vio cubierto, nuevamente, por el caudal del río, que durante todo el fin de semana ha mantenido aisladas a las 25 familias que viven en el lugar. El lunes por la mañana, aprovechando una tregua del temporal, los vecinos pudieron salir para hacer acopio de víveres, aunque poco después se veían, otra vez, atrapados por la virulencia de las aguas.

Algunas familias de La Greduela optaron ya el lunes, ante las recomendaciones de Protección Civil, por desalojar a los más ancianos, aunque la mayoría se quedó en sus viviendas. "Si nos vamos", decía ayer en comunicación telefónica una de las afectadas, "no habrá nadie aquí para sacar agua cuando el río llegue a las casas". Otro de los habitantes de La Greduela, José Manuel Aldón, culpó a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de la situación. "Esta noche no ha llovido tanto. Yo creo que esto es por la apertura de las compuertas de los pantanos", declaró. Según el Observatorio Meteorológico de La Parra, desde las doce de la noche del lunes hasta la tarde de ayer se habían recogido algo menos de 20 litros por metro cuadrado.

Más información

En otra barriada rural de Jerez, Las Pachecas, se vivió una situación similar. Varias familias decidieron ayer hacer caso de las advertencias de las autoridades y, tras dejar sus casas suficientemente protegidas, abandonaron la zona para guarecerse en domicilios de familiares o en los albergues puestos por el Ayuntamiento de Jerez a disposición de los habitantes de la ribera del Guadalete.

Protección Civil mantuvo ayer los avisos por lluvias en Almería, Jaén, Granada y Málaga, don un colegio de la localidad de Coín se cerró por riesgo de derrumbe. Además, un centenar de barcos de Huelva se vio obligado a regresar a puerto y, según la organización agraria Asaja, el temporal afectó a la cosecha de algodón y a los cultivos de trigo, remolacha y flores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de diciembre de 2003.

Se adhiere a los criterios de