El Ayuntamiento de Pasaia y el Puerto desbloquean el Plan Urban para la bahía

La regeneración urbanística de esta zona degradada supone una inversión de 20,6 millones

El Plan Urban para regenerar el degradado entorno urbano de la Pasaia sale a flote. El proyecto de La Herrera, la actuación urbanística estrella del plan -cinco millones de euros de inversión pública-, abandona la vía muerta en que se encontraba por la descoordinación institucional, que ha puesto en peligro la pérdida de la importante subvención económica que tiene comprometida la Unión Europea. El Ayuntamiento de Pasaia y la Autoridad Portuaria de Pasajes han llegado este mes a un "principio de acuerdo" para desbloquear la situación y relanzar definitivamente la revitalización urbanística de la bahía, que debe estar finalizada antes de 2008, fecha límite para poder se beneficiar de los fondos europeos.

La Herrera es un área de de 118.000 metros cuadrados situada en el barrio de Trintxerpe -pertenece al término municipal de Pasaia y es lindante con San Sebastián-, una zona poblada de pabellones industriales que gestiona el Puerto de Pasajes, muchos de los cuales se encuentran en avanzado estado de degradación y abandono. La regeneración de La Herrera es la principal intervención recogida en el Plan Urban de Pasaia, que contempla 16 actuaciones en total dirigidas a la revitalizar y dar nuevos usos urbanos al entorno de la bahía. Este municipio recibió en noviembre de 2001 el visto bueno de la UE al plan, que lo incluyó en su programa para la regeneración urbana de espacios en declive con un programa de inversiones de 20,6 millones de euros en total, de los que la mitad procederán del Fondo Europeo de Desarrollo General (Feder), destinado a financiar programas de intervención urbanística y de creación de infraestructuras en regiones y municipios en crisis.

La alcaldesa de Pasaia, la socialista Izaskun Gómez, asegura que en la última reunión con los responsables del Puerto de Pasajes, celebrada a mediados de noviembre, se adquirió el compromiso mutuo de "iniciar los trámites" para proceder al derribo de los primeros pabellones industriales de La Herrera, con lo que este proyecto "quedará desatascado" y "entrará en una fase nueva". El Ayuntamiento pasaitarra, advierte Gómez, ha presentado al Puerto la solicitud formal de derribo de cinco pabellones: "Han aceptado de palabra nuestra solicitud; ahora sólo falta que el consejo de administración de la Autoridad Portuaria lo ratifique en su reunión de diciembre", explica.

El derribo de estos pabellones supondría "un hito" en el proceso de regeneración de la bahía. Su desaparición de La Herrera es imprescindible para iniciar la esperada reurbanización del entorno. El consistorio y la agencia de desarrollo comarcal Oarsoaldea tienen previsto intervenir en una extensión de 35.000 metros cuadrados, cedidos por el Puerto para usos terciarios y de ocio del municipio. Se creará una amplia zona verde en las proximidades de la estación del Topo (EuskoTren), un área de servicios terciarios, un aparcamiento subterráneo con 1.000 plazas y el Museo Naval junto a la dársena.

"El derribo de los pabellones es un paso muy importante", advierte Gómez, "porque arrastramos un excesivo retraso por la escasa voluntad del Puerto de Pasajes en desbloquear el proyecto de La Herrera". La alcaldesa pasaitarra sostiene que "ahora existe un buen entendimiento con los responsables del Puerto" y confía en que cumplan "los compromisos adquiridos".

35.000 metros cuadrados

Aunque el Ayuntamiento de Pasaia juzga insuficientes los 35.000 metros cuadrados de terreno que la Autoridad Portuaria ha entregado al municipio -inicialmente se solicitaron 42.000-, Gómez prefiere mirar al futuro con optimismo y zanjar la última etapa, presidida por la "desconfianza" entre las instituciones implicadas. La Diputación guipuzcoana ha realizado un ejercicio de autocrítica al admitir que las instituciones han desatendido sus compromisos para impulsar la regeneración de la bahía de Pasaia. Gómez considera que el desbloqueo del proyecto de La Herrera ha sido posible en gran medida por la "presión" que han ejercido los agentes sociales de Pasaia.

La aprobación del plan de derribos por parte de la Autoridad Portuaria tendrá efectos indirectos sobre otros negocios asentados en La Herrera. Izaskun Gómez subraya que la dirección del puerto debe "paralizar" la concesión de nuevas autorizaciones a las empresas radicadas en la zona y éstas buscarse una nueva ubicación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción