Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
APERTURA DE LA VII LEGISLATURA CATALANA

ERC obtiene la presidencia del Parlament y CiU la menor representación de su historia

El PP avala con un voto en blanco al independentista Benach y aúpa a un vicepresidente del PSC

La séptima legislatura del Parlamento de Cataluña, que ayer inició su andadura, augura tiempos duros para Convergència i Unió. La federación nacionalista se quedó sin aliados en las votaciones y obtuvo dos puestos en la Mesa de la Cámara (el de más relieve, el de vicepresidente segundo). En contraste, Esquerra Republicana estaba ayer pletórica con la elección de Ernest Benach como presidente del Parlamento. No hubo votos en contra para Benach, sólo los votos en blanco de Iniciativa per Catalunya y de los populares, que marcaron así distancias con las directrices de su secretario general, Mariano Rajoy.

El nuevo panorama político catalán surgido de las urnas el pasado 16 de noviembre quedó ayer plasmado en la constitución del Parlamento autónomo y de su mesa. Las grandes incógnitas no quedaron despejadas, pero sí se puso de relieve que Convergència i Unió (CiU), la fuerza hegemónica del nacionalismo catalán en los últimos 23 años, está perdiendo centralidad y se ha quedado marginada de la política de pactos en un Parlamento en el que cuenta con 46 diputados, frente a los 42 del Partit dels Socialistes (PSC), los 23 de Esquerra Republicana (ERC), los 15 del Partido Popular (PP) y los 9 de Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa ( ICV-EUiA).

La retirada de Jordi Pujol, que por vez primera no pudo votar, por haber perdido su condición de diputado, fue como un mal augurio que precedió a los magros resultados de CiU. Los convergentes obtuvieron la vicepresidencia segunda y la secretaría primera de la Cámara, el peor resultado en toda su historia. Sólo contaron con los 11 votos cedidos por ERC, los mismos que la formación independentista puso a disposición del PSC. Pero los socialistas y el PP acordaron apoyo mutuo -con la anuencia de los republicanos- con el fin de que los primeros obtuvieran la vicepresidencia primera y el partido que lidera Josep Piqué se hiciera con la secretaría segunda y así no quedara marginado de la mesa.

La presidencia quedó en manos de Ernest Benach, de ERC, con 111 votos a favor -ERC, el PSC y CiU- y 24 en blanco, los del PP e ICV-EUiA. La vicepresidencia primera fue para el socialista Higini Clotas, con 77 votos, los del PSC, el PP, ICV-EUiA y la mitad de ERC. La vicepresidencia segunda recayó en el convergente Ramon Camp, con 57 votos (CiU y la mitad de ERC). La secretaría primera la obtuvo Anna Miranda, con el apoyo exclusivo de CiU. Para la socialista Carme Carretero fue la segunda secretaría, con 31 votos del PSC. El PSC cedió 10 de sus sufragios a Rafael Luna, del PP, para asegurarle la tercera secretaría, por delante de Esquerra. Por último, Marina Llansana cosechó 24 votos, los 23 de ERC y uno de los socialistas, para hacerse con la cuarta secretaría. Este último puesto podría ser cedido por ERC a ICV-EUiA -única fuerza ausente de la mesa- en caso de que prospere el acuerdo para un Gobierno catalanista de izquierdas. El portavoz de Iniciativa, Joan Boada, lo dio por hecho si la próxima semana cuajan las negociaciones.

El nuevo presidente del Parlament, que acabó su discurso con un "Visca Catalunya lliure!", quiso dejar clara su intención de no marginar a nadie. "A veces, desde una cierta incomprensión se ha querido menospreciar la política catalana por el hecho de ser, dicen, poco agresiva", dijo. "El famoso oasis catalán no se ha comprendido siempre como hacía falta", subrayó Benach. "Pues bien, reivindico en este momento solemne la necesidad de hacer política con pasión, con convicción, con la máxima dedicación y coherencia, pero reivindico también, y con toda la convicción del mundo, la palabra y el diálogo como las principales herramientas de trabajo en nuestra relación política. Cuando los políticos catalanes hemos sabido ir juntos, hemos sabido trabajar juntos, hemos sabido sumar esfuerzos, como pueblo hemos avanzado, y mucho", destacó.

El presidente del Parlament recordó a Lluís Companys -presidente de la Generalitat fusilado por Franco-, que abrió -hoy hace 71 años- las sesiones de la Cámara autonómica durante la II República. Y subrayó la labor de sus antecesores en el cargo, especialmente del republicano Heribert Barrera, que presidió el Parlament en 1980, y del democristiano Joan Rigol, de quien alabó la tarea de modernización de la Cámara.

Tras la constitución del Parlament, Benach participó en su primer acto oficial: la recepción del presidente Pujol con motivo del 25º aniversario de la Constitución. Benach comenzará el próximo martes las consultas con los presidentes de los grupos parlamentarios para encargar la formación del nuevo Gobierno catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2003