Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenas a periodistas por las matanzas de Ruanda

El Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) condenó ayer por genocidio e incitación pública a cometerlo a los responsables de los llamados medios del odio, juzgados por su papel en las matanzas perpetradas en el país en 1994 y en las que murieron, al menos, medio millón de personas. Todos los acusados eran directivos de empresas de comunicación. Ferdinand Nahimana, de 53 años, antiguo director de Radio Televisión Mil Colinas (RTLM), y Hassan Ngeze, de 42, ex redactor jefe de la revista Kangura, fueron sentenciados a cadena perpetua, y Jean Bosco Barayagwiza, de 50, ex consejero del Ministerio ruandés de Asuntos Exteriores y fundador de RTLM, a 35 años de prisión. Los tres fueron asimismo hallados culpables de conspiración para cometer genocidio y crímenes contra la humanidad en las modalidades de persecución y exterminación.

"Ustedes sabían del poder que tenían las palabras y en lugar de usar medios legítimos para defender su patriotismo optaron por el genocidio", dijo la juez. "No respetaron la responsabilidad que conlleva la libertad de expresión y envenenaron las mentes de sus lectores". Los medios "prepararon el terreno para el genocidio", dijo la juez, quien recordó que la radio era "el medio de comunicación que llegaba a más gente en Ruanda". Por su parte, la revista Kangura publicó en 1990 los "diez mandamientos hutu", que preconizaban "dejar de tener piedad con los tutsis". Situado en Arusha, en el norte de Tanzania, el TPIR ha emitido hasta hoy 16 veredictos de culpabilidad y una absolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2003