Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DECLARACIÓN COMO IMPUTADO DE JUAN MARÍA ATUTXA | LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

"Que el Supremo me ordene disolver un partido es como si me ordenara arreglar lo de Irak"

El presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, defendió ayer ante la magistrada instructora de la causa por desobediencia la "imposibilidad" de cumplir la orden del Tribunal Supremo de disolver Sozialista Abertzaleak (SA), el grupo parlamentario heredero de Batasuna, porque el reglamento de la Cámara no incluye tal posibilidad.

A preguntas de la fiscal jefe del Superior de Justicia vasco, Maríangeles Montes, respondió: "No cabe en mi cabeza que un tribunal pueda ordenar al presidente del Parlamento la disolución de un partido político". "Es como si [el Supremo] me ordenara arreglar los problemas de Irak, y eso no es de mi competencia".

Buena parte del interrogatorio estuvo destinado a conocer si Atutxa podía haber utilizado el artículo 20.3 del reglamento de la Cámara vasca para disolver directamente el grupo parlamentario. Este artículo señala que si un parlamentario "por cualquier causa" dejara de pertenecer a un grupo parlamentario, quedará automáticamente incorporado al Grupo Mixto

"No soy ni desobediente ni confabulador, ni hubo confabulación ni fraude alguno"

Atutxa: "Se habló mucho de esa posibilidad, pero analizábamos todo el reglamento y si teníamos o no competencia para cumplir la orden. Tras un profundo análisis del reglamento llegamos a la conclusión de que no podíamos dar cumplimiento a la orden".

Le preguntaron sobre si la resolución de la Presidencia adoptada por la Mesa el 5 de junio con el voto a favor de PNV, EA, IU y PSE para disolver el grupo de SA fue un mero artificio, como sostienen los querellantes, para realmente impedir dicha disolución, ya que la Junta de Portavoces finalmente no la aprobó, gracias a los votos de PNV, EA y los de SA.

Magistrada: El ministerio fiscal y la acción popular [Manos Limpias] le acusan de fraude, ¿qué tiene que decir al respecto?

Atutxa: "Ésa es una imputación imposible de mantener. Yo no soy ni desobediente ni confabulador, y ello se puede deducir simplemente de la documentación aportada en la que se puede ver claramente que ni hubo confabulación ni fraude alguno".

Fiscal:¿No es más cierto que la resolución del día 5 de junio y la de la Junta de Portavoces del 6 de junio fue una maniobra articulada expresamente para eludir el cumplimiento de las órdenes del Supremo?"

Atutxa: "Rotundamente, no. Tanto los tres querellados como cuatro de los cinco miembros de la Mesa del Parlamento [el quinto es el del PP] impulsaron la resolución general de la presidencia del Parlamento y toda valoración que pueda hacerse a partir de ahí no es más que una opinión personal".

Fiscal: "¿No ve ninguna diferencia entre la situación hasta este momento y la posterior del Supremo en la que acordó la disolución de SA?

Atutxa: "Mi ámbito es el Parlamento y en el Parlamento no hay vías para disolver un grupo parlamentario. Si me ordenan cumplir algo que no puedo, respondo que no puedo. Y si eso me ha traído que tenga que comparecer aquí, lo cual no es de mi gusto, no obsta para decir que no rechazo ni a tribunales, ni fiscales, ni a jueces. Pero tengo un deber y no puedo pasar por encima de mi responsabilidad en mi ámbito".

En dos ocasiones Atutxa defiende que la mejor salida hubiera sido que el pleno de la Cámara hubiera reformado el reglamento para posibilitar la disolución de SA. Y dice que en su ánimo siempre ha estado cumplir las resoluciones judiciales, incluida la del Supremo.

Magistrada: "¿Cuál fue su intención con respecto a dar cumplimiento a esa resolución judicial?

Atutxa: "Mi carácter, mi formación humilde y mi convencimiento personal siempre ha sido favorable a respetar la leyes y a cumplir las órdenes de los jueces y tribunales. Y en esta ocasión tampoco tengo ninguna mala intención, y en esos documentos aportados constan los motivos que hacían imposible el cumplimiento de la orden".

Atutxa apela precisamente en tantas ocasiones -más de 20- a los documentos aportados la víspera al tribunal que la fiscal interviene en un momento para pedirle que no se refiera a ellos porque no ha habido tiempo material "para examinarlos" y le pide que se ciña a dar su opinión como presidente.

Hay un momento en el que el propio Atutxa se dirige a la juez, de manera respetuosa, para que le explique por qué él está procesado y el presidente del la Cámara navarra, José Luis Castejón no, cuando han hecho "lo mismo".

Magistrada: "¿Recuerda cómo el Parlamento de Navarra dio cumplimiento a la resolución judicial?".

Atutxa: "El presidente de la Cámara navarra hizo lo mismo que yo: presentó en la Mesa del Parlamento un propuesta de resolución general de la presidencia y la mesa dio su aprobación y pasó a la Junta de Portavoces. Allí la mayoría dio su aprobación, mientras que en mi caso, no. Los dos actuamos igual, pero con resultados distintos. Resultado que no está en manos del presidente, sino de la voluntad de Parlamento. Y yo le pregunto respetuosamente señoría: ¿dónde se encuentra la diferencia?, porque no entiendo nada"

Atutxa realizó su declaración íntegramente en euskera salvo en un momento en el que, disconforme con la traducción, utilizó el castellano para aclarar una respuesta. De las 24 preguntas que llevaba preparada la abogada del colectivo Manos Limpias, formuló 13 y de ellas la instructora declaró improcedentes tres. La instructora le recordó a esta letrada que era una "declaración sobre hechos y no sobre textos legales". Atutxa declaró a esa parte que "acata todas las leyes", incluida la Constitución.

Manos Limpias: "¿Sabe que SA se ilegalizó y que está incluida en la lista europea de organizaciones terroristas?

Atutxa: "No tengo noticia de eso, lo único que sé es que tres partidos fueron ilegalizados. Es la primera vez que lo escucho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2003