GUIÑOS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'Cinderella'

El Archivo del Territorio Histórico de Álava recoge una divertida exposición que pone en relieve la irónica personalidad de la fotógrafa londinense Joy Gregory. Presenta una colección de imágenes bajo el titulo Cinderella, resultado de sus "viajes cenicienta por Europa". Son jardines, edificios, monumentos o lugares muy emblemáticos de ciudades europeas, sitios reconocidos popularmente, estampas que podemos encontrar en cualquier folleto turístico.

En estos escenarios, la autora añade su cosecha propia: unos llamativos zapatos dorados de tacón estilizado. Ante la Torre Eiffel; sobre la barandilla de un puente que atraviesa un canal de Venecia; frente al Reichstag; al lado de unas verjas de la Alhambra; al pie del monumento a los descubridores en Lisboa; ante el edificio de la ONU en Ginebra; enmarcando un paisaje de molinos en Holanda o el mismo palacio de Westminster de Londres aparecen los zapatos dorados de tacón estilizado.

Con ello quiere significar la imagen del viajero, del turista en general, pero de manera especial para esta mujer de tez morena, esta representación metafórica constituye una alegoría a los trabajadores caribeños del sector turístico con los que estuvo en contacto mientras realizaba en aquellas tierras un proyecto investigador sobre gentes y labores.

Conviviendo con ellos en Jamaica, Trinidad, Cuba, Panamá, Haití, Surinam y Guayana sondeaba su opinión. Les preguntaba por su viaje más deseado. En su mayoría manifestaban preferencia por Europa, un sueño imposible sin dinero, sin el visado o la autorización pertinente. No obstante Gregory, tras la fantasía del calzado perdido por una Cenicienta universal, les ofreció la posibilidad de ser fotografiados en las ciudades y ante los edificios y monumentos deseados.

Así y con la ayuda de la herramienta fotográfica colocó a los sujetos aludidos en distintas circunstancias. Usando distintas profundidades de campo, mostrando contornos nítidos o borrosos, según la intención, iba sugiriendo pertenencia o lejanía con el motivo y el lugar.

De esta forma, lo que en una primera instancia hubiésemos entendido como la "típica foto turística", realizada incluso con sus propias convenciones de papel brillante o los ángulos de encuadre más favorecedores (que no siempre son los más bellos), se convierte en una crítica astuta y humorística de las giras turísticas. Otras reflexiones nos pueden llevar aun más lejos. Plantea sutiles dudas sobre la globalización o incluso sobre los peligros de la xenofobia. También hace constatar la existencia de pueblos desamparados para los que visitar distintos lugares del mundo es un sueño inalcanzable.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS