EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

Un plan que abarca todos los problemas del conflicto

Los acuerdos presentados ayer en Ginebra desgranan detalladamente las concesiones que deberán hacer israelíes y palestinos para alcanzar una paz duradera. Al contrario de otros planes, hacen especial hincapié en cuestiones clave como el reparto de Jerusalén o la solución al problema de los refugiados. Éstos son los principales puntos:

- Fronteras. El artículo 4 establece las anteriores al 4 de junio de 1967 (víspera del inicio de la Guerra de los Seis Días), aunque con modificaciones que permitirían a Israel anexionarse los principales asentamientos. A cambio, ofrecería a Palestina un intercambio de territorios "en relación uno a uno". Israel se compromete a no destruir los inmuebles evacuados -como hizo en el Sinaí- y a retirar todo el material militar desplegado en la zona, específicamente las minas. En nueve meses las fronteras definitivas entre ambos países habrán sido delimitadas y ambos renuncian a ulteriores reclamaciones.

Más información

- Seguridad. Israelíes y palestinos se reconocen mutuamente como Estados, y renuncian a cualquier tipo de agresión directa y al apoyo a organizaciones que actúan contra el otro Estado. Ambos promulgarán leyes contra la incitación al terrorismo y el racismo. Palestina será un Estado desmilitarizado, aunque, "con unas importantes fuerzas de seguridad", las únicas autorizadas a portar y utilizar armas de fuego. Las compras de armamento por parte de los palestinos serán restringidas.

- Supervisión internacional. Para garantizar el cumplimiento de los acuerdos, se desplegará en Palestina una fuerza multinacional que, dada la naturaleza no militar del Estado, se encargará de defender sus fronteras y de formar a las nuevas fuerzas de seguridad palestinas. La fuerza multinacional será parte de un Grupo de Verificación y Aplicación de los acuerdos, formado por EE UU, Rusia, la Unión Europea y la ONU, que tendrá la última palabra en las disputas que puedan surgir durante la aplicación de los acuerdos.

- Jerusalén. La ciudad santa para judíos y musulmanes será la capital de ambos Estados y quedará dividida por la línea verde (límite de 1967), aunque con especiales facilidades tanto para los turistas como para los residentes en Jerusalén. La Explanada de las Mezquitas quedará bajo soberanía palestina, y no habrá nuevas construcciones o excavaciones. Cualquier trabajo deberá ser aprobado por una comisión donde estarán representados palestinos, israelíes y la Conferencia Islámica. El Muro de las Lamentaciones quedará bajo soberanía israelí. La Ciudad Vieja tendrá una fuerza especial de policía formada por palestinos e israelíes.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

- Refugiados. El documento toma como base la resolución 242 del Consejo de Seguridad, y establece compensaciones económicas a los refugiados palestinos, tanto por su estatus como por la pérdida de propiedades. Los refugiados tendrán dos años para optar entre ejercer el derecho al retorno al Estado palestino creado, ir a Israel -aunque éste decidirá el número final de refugiados que acepte en sus fronteras-, ir a un tercer país o permanecer en el Estado en el que se encuentren. Terminará así el estatuto de refugiados palestinos. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) dejará de existir en un plazo de cinco años.

Sobre la firma

Doctor en Comunicación por la Universidad San Pablo CEU y licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra. Tras ejercer en Italia y Bélgica en 1996 se incorporó a EL PAÍS. Ha sido enviado especial a Kosovo, Gaza, Irak y Afganistán. Entre 2004 y 2008 fue corresponsal en Buenos Aires. Desde 2014 es editorialista especializado internacional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción