Reportaje:Aulas

Un experimento que se atasca

El plan de enseñanza virtual de la Junta y las universidades fracasa a los tres años de arrancar

La Junta, las 10 universidades públicas andaluzas y la Radio Televisión Andaluza (RTVA) se unieron en 2000 para organizar un centro de enseñanza por Internet capaz de ofrecer servicios educativos a toda la comunidad. Casi cuatro años y 1,1 millón de euros después, el resultado de aquel empeño presenta un balance casi nulo. El consorcio Fernando de los Ríos no ofrece aún ningún curso propio y su oferta se reduce a dos cursos en formato CD Rom, comprados a otras entidades, uno de aprendizaje de habilidades informáticas y otro de inglés. Algunos de los socios, además, no pagan su cuota. El consorcio sobrevive algunas temporadas con préstamos bancarios.

Lo que nació como la gran institución pública en enseñanza virtual y de nuevas tecnologías no levanta cabeza. La institución parece no estar suficientemente apoyada ni siquiera por sus socios, como reconoce Antonio Ventosa, vicerrector de tercer ciclo de la Universidad de Sevilla y responsable en esta institución de los contactos con el consorcio. La sede del consorcio, que se creó en marzo de 2000, está en Granada.

El esfuerzo económico del consorcio recae en su mayor parte sobre la Consejería de Educación, que paga el 50% del presupuesto; el resto se reparte a partes iguales (4,54%) entre las 10 universidades públicas y la radiotelevisión andaluza. El problema, explica Miguel Pereyra, catedrático de la Universidad de Granada y director del consorcio, es que "algunas de las universidades no pagan su cuota, entre otras la de Sevilla". Ventosa admite que no se ha pagado nunca, porque nadie les ha pedido que paguen. Por otra parte, Ventosa reconoce que sabe poco del asunto y afirma que el consorcio parece una institución que "ni la Junta quiere impulsar definitivamente".

El primer efecto del desinterés de los socios ha sido la imposibilidad de delimitar la filosofía del proyecto. Pereyra reconoce que "el consorcio está aún por desarrollar", y el problema económico no es el menor. El presupuesto anual del centro es, según Pereyra, de 781.316 euros. Esta cantidad se ha mantenido estable en los últimos dos ejercicios, 2002 y 2003 y fue algo menor en 2001. Pero estas son cifras teóricas porque, reconoce Pereyra, nunca ha conseguido recaudar todo. Del total de tres millones presupuestados en los años que lleva funcionando, la institución sólo ha recolectado de sus socios 1,1 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 01 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50