Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bergman estrena hoy en la televisión sueca su última película

La televisión sueca estrena esta noche Sarabanda, la última película de Ingmar Bergman, el gran cineasta, escritor y dramaturgo que el próximo mes de julio cumplirá 86 años. El hecho de que esta vez, según Bergman, es de verdad su "ultima película", el estreno de Sarabanda ha levantado un especial interés y expectación.

Sarabanda es la continuación de su famosa película Escenas de un matrimonio, filmada en 1973 con dos de sus actores predilectos, Erland Josephson y Liv Ullmann (ex mujer del realizador), en la que aborda con su habitual implacable mirada la complejidad de las relaciones humanas y específicamente las de la pareja. Un tema recurrente en su trayectoria cinematográfica.

Treinta años después el director ha recurrido a los mismos actores que interpretaron Escenas de un matrimonio, Josephson y Ullmann, para recrear la historia. Acompañan a estos dos grandes intérpretes en Sarabanda Börje Ahlstedt, uno de los viejos actores de Bergman, y una joven actriz, Julia Dufvenius, de 28 años, que ya trabajó con el director en un pequeño papel en la puesta en escena de María Estuardo, y que ahora tendrá el inesperado y también privilegiado destino de ser la última "mujer de Bergman" en el sentido artístico.

El título de Sarabanda alude a una danza popular española del mismo nombre, de los siglos XVI y XVII, que tiene una fuerte carga erótica, motivo por el que fue prohibida por las autoridades de la época. La película se desarrolla con la estructura de la danza, pero en vez del baile es el diálogo entre los personajes el hilo conductor de la historia.

Recientemente, el realizador de Fanny y Alexander y otros 40 títulos más ha donado su archivo personal al Instituto del Cine de Estocolmo, 45 cajas llenas de manuscritos, cuadernos de notas, fotos u obras literarias que no han visto la luz. Una vez todo clasificado, el archivo estará a disposición de los investigadores de todo el mundo, que descubrirán sin duda facetas todavía ignoradas de la rica, compleja y atormentada personalidad de Bergman.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de diciembre de 2003