Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Loop clausura su primera edición con la "sorpresa" de haber logrado buenas ventas

La primera feria de videoarte ha recibido a unas 6.500 personas en el hotel Barceló Sants

"Estamos muy contentos. No sólo hemos cumplido con las expectativas, sino que las hemos superado, porque la gran cantidad de ventas ha sido una sorpresa para todos", indicó ayer el galerista Pere Soldevila, director de la primera feria de videoarte de Barcelona, Loop'00, que ayer se clausuró en el hotel Barceló Sants tras haber recibido entre 6.000 y 6.500 visitantes, según la organización. Parte de este público estaba compuesto por profesionales y esto se ha notado en las ventas que han realizado tanto instituciones museísticas españolas como coleccionistas privados.

Barcelona, finalmente, podría haber encontrado la manera de ser alguien en el exclusivo club del mercado del arte. Y curiosamente, en una ciudad cuyas galerías suelen ser consideradas conservadoras, lo ha encontrado en el vídeo, el medio más innovador y también más difícil de situar en el mercado. "El vídeo no es el arte del futuro, es el arte del presente porque ahora casi todos nos hemos criado ya con la televisión y estamos muy acostumbrados a leer imágenes", señala Chema Alvargónzalez, que ha presentado su trabajo en la galería Maior. Jordi Colomer, que presentó su última videoinstalación en la galería Carles Taché, afirma: "Tenemos la sensación de que a Barcelona le hacía falta algo mágico como esto, un proyecto fresco y nuevo que no compite con Arco, sino que propone otro modelo".

Antes de abrirse la feria ya se había conseguido que algunas instituciones museísticas y empresas se comprometieran a comprar obras por un mínimo de 3.000 euros. Pero las previsiones se han superado con la entrada de los privados -significativamente, han acudido coleccionistas internacionales que no eran habituales de Barcelona- y, por ejemplo, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (Musac) ha comprado sendas obras de los artistas Bjorn Melhus, Seven Pählsson, Vicente Blanco y Corinna Schmitt. El Centro de Arte Contemporáneo Caja de Burgos ha comprado el vídeo Burn, de Patrick Jolley y Reynolds Reynolds, y una pieza de la artista Carmen Cámara, con la que se ha comprometido a organizarle una exposición. La colección Testimoni de La Caixa ha adquirido vídeos de Eugenio Ampudia y Vicente Blanco; el Ayuntamiento de Pamplona, obras de Pascual Bernier y Tim White (los mismos a los que ha comprado el coleccionista privado Álvaro López de Lamadrid); la Caja de Ahorros El Monte ha optado por piezas de Jesús Segura y Gino Rubert, y el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga ha adquirido una obra de Amador. Artium ha anunciado que ha reservado tres obras y al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona irán a parar tres vídeos: uno de Andrea Robbins y Max Becher que ha adquirido la asociación Amics dels Museus; otro de María Ruido que ha comprado la Fundación Macba, y el que recibió el Premio Loop, del suizo Urs Luethi, que compra Art Barcelona.

El galerista italiano Andrea Sassi, muy satisfecho con la feria, criticó este premio porque, indicó, "Luethi es un artista histórico y los museos tendrían que apostar por los jóvenes, que son el centro de esta feria".

Casi todas las galerías participantes, entre las que figuraban 17 extranjeras, han expresado su intención de repetir el próximo año y otras salas se han mostrado interesadas en sumarse a la iniciativa. "Ahora habrá que ver cómo podemos crecer en el futuro sin reducir la calidad, que tenemos que aumentar de año en año", indicó Pere Soldevila, que considera que el formato del hotel funciona bien para el vídeo.

La satisfacción era evidente también entre las galerías extranjeras. La responsable de la galería francesa Zücher se ha ofrecido a los organizadores para ayudarles a difundir la iniciativa en Francia, y lo mismo ha ocurrido con la neoyorquina Roebling Hall. Precisamente, un grupo especializado en promover eventos culturales querría organizar algo similar en Nueva York, aunque es algo que la organización de Loop estudia con mucha cautela. "Antes de ayudar a crear otras competencias hay que consolidar esta feria en Barcelona", señaló Carles Duran, de la galería Senda, presidente de la asociación Art Barcelona, que organiza Loop.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de diciembre de 2003