Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella justifica el traslado de su concejalía al barrio de Salamanca en que es un lugar "bien comunicado"

La concejal popular de Empleo y Servicios al Ciudadano, Ana Botella, aseguró ayer que el traslado de su concejalía a un edificio alquilado en el barrio de Salamanca "hacía falta" y justificó su ubicación "al lado de la plaza de Manuel Becerra" porque "debe estar en un sitio bien comunicado y con transporte público".

Botella realizó estas declaraciones en una entrevista en Antena 3 Televisión, y recordó que el Ayuntamiento de Madrid "está haciendo una reestructuración y una reorganización de los edificios municipales". Eso supone la reubicación de su concejalía, "que engloba otras concejalías de la anterior estructura municipal y que se van a unir ahora en un solo edificio, además de que se cambiará de utilidad a otros", detalló.

La concejal aseguró que no le ha sorprendido la reacción de la oposición, que consideró "un escándalo" y "un gasto desorbitado" el traslado de la concejalía a un edificio alquilado de la calle José Ortega y Gasset, porque "esto ya había sido aprobado en pleno y, por otra parte, la oposición también se traslada a un edificio en la calle Mayor, que no es mala calle tampoco". La portavoz municipal de IU, Inés Sabanés, ha criticado que el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento se "gaste 400.000 euros mensuales en el alquiler de dos edificios" para ubicar tanto la concejalía de Botella como la de las Artes, dirigida por Alicia Moreno, en otro inmueble de Gran Vía.

"Ellos saben muy bien que la reestructuración ha sido completa, como también que hay otras concejalías que se trasladan", concluyó Botella. La concejal agregó que el cambio "significa centralizar también los servicios que tienen estos edificios, como seguridad o limpieza; todo eso se unifica y además se engloba en un planteamiento de hacer más funcionales los edificios".

Por ejemplo, "uno de los edificios que ahora están integrados en la concejalía era alquilado, y se va a dejar; y en los otros dos edificios, uno se usará para el Samur Social y el otro se convertirá en un albergue juvenil y una escuela infantil".

"Cada momento de la historia de una ciudad requiere otros servicios, tiene otras necesidades y creo que Madrid puede plantearse mejorar unas infraestructuras, puesto que va subiendo el nivel de vida, las aspiraciones que podemos tener, por ejemplo, más centros culturales, u otras obras nuevas" concluyó.

A preguntas de los periodistas, Botella respaldó el argumento de que los ataques de la oposición por el cambio de sede se dirigen más a "la esposa del presidente" del Gobierno central que a la concejala, e indicó que supone que todavía se dará esa confusión en algunos meses.

A la pregunta de la incomodidad de otra "mudanza", al concluir la estancia de la familia Aznar en La Moncloa a partir del próximo marzo, Botella señaló: "Estoy acostumbrada porque hace 26 años que nos hemos casado y [el palacio de La Moncloa] ha sido el sitio en el que más tiempo he estado viviendo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2003